Una empresa busca acercar el vino a todos los públicos mediante catas y venta de accesorios y caldos a domicilio

Actualizado 24/04/2013 18:06:35 CET

VÉLEZ-MÁLAGA (MÁLAGA), 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un proyecto empresarial, nacido a finales de 2012 en la localidad malagueña de Vélez-Málaga, se ha marcado el objetivo de acercar el vino y su cultura a todos los públicos, para lo cual ha optado por ofrecer catas a domicilio, en las que, además de presentar y dar a probar al cliente diferentes caldos, le da la posibilidad de adquirirlos y de hacerse con los múltiples accesorios relacionados con el vino que tiene en su catálogo.

Los responsables de la empresa, denominada Tupperwine Online, han presentado este miércoles en rueda de prensa su proyecto, que pretende "darle una vuelta de tuerca" a las catas de vino a domicilio, con un toque "ameno y desenfadado" y con la originalidad de mezclar en ellas la cultura enológica con las técnicas de ventas del 'tupperware'.

"Sabíamos que existían las catas a domicilio, pero queríamos hacer algo más atractivo", ha señalado el responsable de administración y gestión de la empresa, Iván Oliva, quien ha explicado que habitualmente el ambiente del mundo del vino "es un poco elitista y se escapa al público general, y nosotros hemos querido acercarlo más a todo tipo de público dándole un aire desenfadado, ameno, divertido, y un punto de originalidad".

Según ha detallado, el servicio que se ofrece incluye catas en domicilios o restaurantes, tras las que, a modo de las reuniones de 'tupperware', se ofrece al cliente la posibilidad de adquirir tanto los vinos presentados como el resto de los que incluye el catálogo de la empresa, así como multitud de accesorios, desde sacacorchos hasta mangas enfriadoras, cubiteras, vertedores, recogegotas, decantadores o copas.

En cuanto a los vinos que se utilizan, ha indicado que se ha apostado principalmente por caldos de las denominaciones de origen Málaga y Sierras de Málaga, que no suelen estar en supermercados o grandes superficies y que han sido catados y seleccionados previamente por Susana Martín, sumiller que es a su vez la responsable de impartir las catas a los clientes.

Martín ha precisado que la empresa ofrece tres variantes de catas, la divertida, la 'premium' y la formativa, en todas las cuales se dan consejos enológicos, de conservación y de consumo del vino, y se responde a las dudas del cliente, todo ello en un ambiente "que siempre intentamos que sea desenfadado y ameno".

Según ha detallado, la cata divertida, la más básica de todas, se dirige a gente "a la que le gusta el vino pero no quiere profundizar mucho", y consta de unos juegos sensoriales iniciales para que los clientes se vayan familiarizando con los aromas del vino, tras los que se procede a la cata, "que es totalmente guiada y con unos vinos sencillos, para principiantes, y también algo más económicos".

En cuanto a la cata 'premium', Martín ha afirmado que tiene la misma dinámica que la divertida, con la única diferencia de que se eligen unos vinos "algo más complejos, para gente que tiene un paladar más exquisito, más sibarita, y también con un coste algo más elevado".

Por último, la cata formativa añade también una proyección audiovisual a través de la cual el cliente puede conocer toda la vida del vino, desde la vendimia hasta el proceso de elaboración y el embotellado.

"En cada una de las catas hacemos reunión 'tupperwine', enseñamos nuestros productos e informamos de que los vinos que se catan también están disponibles para que el cliente pueda comprarlos", ha recordado la sumiller de esta empresa, que ofrece sus catas por todas las provincias andaluzas y sus productos a todo el mundo a través de su página web.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial