Actualizado 26/07/2009 15:20 CET

Farmacéuticos valoran que en el 90% de los 30 atracos cometidos desde fin de 2008 se haya detenido a los autores

Afirman, además, que el número de robos en estos establecimientos ha disminuido "bastante" debido a la intervención policial

MÁLAGA, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 90 por ciento de la treintena de atracos cometidos en las farmacias malagueñas desde finales del pasado año ya han sido esclarecidos, deteniendo a sus autores. De esos, la mitad está en procedimiento de juicio, según informó el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Málaga, Javier Tudela, quien valoró la intervención policial, ya que está contribuyendo a frenar los asaltos a estos establecimientos.

El Colegio de Farmacéuticos se persona como acusación particular en todos los atracos que ocurren en la provincia, como recordó Tudela, quien informó a Europa Press de que ya han sido condenadas por estos hechos una decena de personas, "algunas con hasta años de cárcel", precisó.

Los atracos se habían intensificado en los últimos meses debido sobre todo, según los farmacéuticos, a la crisis económica. No obstante, el número de robos ha disminuido "bastante", indicó Tudela, al tiempo que precisó que "lo importante es que se detiene a los ladrones y se procede a la celebración de los juicios y todos con resolución condenatoria".

El responsable del Colegio de Farmacéuticos de Málaga indicó que "para que los atracos a las farmacias frenasen, la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ha sido permanente".

PLAN ESPECIAL

La Policía puso en marcha un plan especial contra estos asaltos y estableció medidas como cursos de formación a los boticarios con una serie de consejos para prevenir y saber cómo actuar antes y después del atraco.

Mantener la calma durante el robo, activar la alarma si se puede, fijarse en el aspecto físico del asaltante y ver hacia dónde huyen los atracadores, son algunas de las recomendaciones hechas a los farmacéuticos.

En Málaga, muchas de las 600 farmacias disponen de cámaras de vigilancia y medidas de seguridad, como cristales blindados o rejas para hacer frente a los atracos.