Actualizado 28/09/2015 14:33 CET

Un programa puente recuperará la actividad investigadora en universidades

Rector de la UMA en funciones y consejero Economía, Ramírez de Arellano
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

Ramírez de Arellano confía en que en 2016 se fije un calendario para el pago de la deuda y se aumente la transferencia mensual

MÁLAGA, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha presidido este lunes la inauguración del curso académico de la Universidad de Málaga (UMA), donde ha informado de que la Junta de Andalucía prevé poner en marcha un programa puente "para recuperar la actividad investigadora en las universidades lo antes posible".

Ramírez de Arellano ha indicado a los periodistas, al ser cuestionado por si los planes de investigación y proyectos de excelencia se van a volver a convocar, que, tras resolver en 2012 la convocatoria, se reconoció "una cantidad muy pequeña" de deuda, confiando en que el próximo año se reconozca la restante.

Además, ha continuado, para 2016 "la idea es cerrar el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación, publicar las bases y la convocatoria y, aunque no diera tiempo a resolverla el año que viene, se quiere trabajar en un programa puente". Igualmente, ha añadido, se quiere resolver, una vez estén los presupuestos aprobados, los incentivos de actividades científicas generales, que "quedaron pendientes en su día".

El titular andaluz de Economía, anterior rector de la Universidad de Sevilla, también ha señalado que de aquí a final de 2015, además de las cantidades previstas, las universidades han de tener dinero "para cerrar el año con normalidad, que no haya retrasos y que las universidades no tengan que parar sus proyectos".

Ya de cara a 2016 ha manifestado que trabajará en contar con un calendario específico para el pago de esa deuda, que asciende a unos 600 millones. Así, ha sostenido que "lo más positivo" sería incrementar la transferencia mensual: "en años anteriores ingresaban 90 millones, que se repartían según el presupuesto, y la idea es aumentarla para recuperar la normalidad".

A ello hay que sumar, según Ramírez de Arellano, tener unos presupuestos que permitan "reconocer más derechos de cobro de las universidades para ir poniendo en marcha otras cuestiones clave", entre las que ha citado el recuperar el ritmo de las infraestructuras.

"Llevan años donde las inversiones están muy mermadas y la idea que tenemos es que el año que viene haya nuevas actuaciones para poner en marcha, no a un ritmo acelerado, pero sí para volver a la normalidad cuanto antes", ha recalcado.

AÑOS "MUY COMPLICADOS"

El consejero andaluz de Economía ha calificado los últimos años como "muy complicados" para las universidades andaluzas por la "superposición de circunstancias adversas", entre los que ha citado "los recortes desde el Gobierno de España" y la implementación de medidas "de manera unilateral que han tenido un efecto muy perjudicial sobre las personas más jóvenes: estudiantes, profesores e investigadores que estaban iniciando su carrera académica".

Ramírez de Arellano se ha comprometido a mantener los valores "que siguen impulsando el sistema público de universidades" y ha hecho hincapié en la buena gestión de estos centros académicos, que ha permitido "mantener las políticas públicas, dentro de la austeridad, que permitieron a los alumnos acceder por mérito y capacidad, minimizar los efectos del incremento de tasas y paliar las dificultades en relación con las becas".

Ha insistido en la necesidad de un nuevo modelo de financiación y de impulsar la investigación a través de un nuevo Plan de Investigación que estará aprobado a principios de 2016. "La vuelta a la normalidad debe marcar el nuevo curso", ha sostenido el consejero, quien ha destacado también que son más de 300.000 las personas vinculadas a la universidad, entre estudiantes --unos 250.000--, docentes y personal de administración y servicios.

"Son casi 2.000 millones al año lo que mueven las universidades andaluzas. Por cada euro que se pone en las universidades, se mueven cuatro", ha recalcado.

Por su parte, el rector en funciones de la UMA, José Ángel Narváez, ha reclamado a la Junta el pago de la deuda, así como políticas activas para fortalecer a las universidades públicas. En este nuevo tiempo que se inicia, con unas elecciones a rector el próximo mes de noviembre, ha incidido en la necesidad de contar con un pacto de Estado.

"La universidad exige mayor autonomía y mayor consenso, más inversión en educación, becas e I+D+i", ha sostenido, añadiendo que la UMA ha de ser "más eficaz en los resultados y más eficiente en la administración de recursos", además de ser un centro capaz de atraer y retener talento y que aspire "a un mayor prestigio social", incluyendo una estrategia global a medio y largo plazo basada en la docencia y la investigación.

TRANSPARENCIA E INTERNACIONALIZACIÓN

El consejero de Economía, en su intervención en la apertura del curso académico de la UMA, donde también han estado presentes los titulares de Educación y de Empleo, Adelaida de la Calle y José Sánchez Maldonado, respectivamente, ha hecho hincapié en la apuesta de esta universidad por la transparencia, la internacionalización y la investigación, así como el potencial que demuestra en el registro de patentes.

Así, ha recordado que la UMA ocupa la décima posición en el 'ranking' de transparencia de las universidades españolas, en el que son evaluadas más de 70 instituciones, y cuenta con acuerdos con más de 500 universidades europeas, de Asia, África, Oceanía y América.

En el ámbito de la investigación y la transferencia, el consejero ha señalado que la UMA cuenta con más de 260 grupos de investigación y tiene relaciones mediante convenios y contratos con 490 empresas y entidades nacionales y extranjeras. Además, registra una media anual de 60 patentes nacionales y 20 internacionales y lidera, junto a la Universidad de Sevilla, el campus de excelencia Andalucía Tech.