Actualizado 21/09/2017 14:29 CET

Libia, una "amenaza gravísima" para Europa por la presencia de grupos terroristas y tráficos ilícitos, según un experto

Conferencia internacional consejo europa terrorismo crimen málaga 2017
EUROPA PRESS

Un encuentro internacional recalca la necesidad de cooperación multilateral y prevención para luchar contra el terrorismo

MÁLAGA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Academia Diplomática de Emiratos Árabes Unidos y exrepresentante del Secretario General de Naciones Unidas para Libia, Bernardino León Gross, ha incidido en que Libia "representa una amenaza gravísima para Europa y para zonas cercanas a esta frontera", ya que en él coinciden "los grupos terroristas y tráficos ilícitos más importantes del mundo en este momento", indicando que supone una "ventana abierta" del Sahel, "el espacio más conflictivo en el mundo".

Así lo ha señalado León Gross en la sesión inaugural de la segunda Conferencia Internacional sobre Terrorismo y Crimen Organizado del Consejo de Europa, que se celebra este jueves y viernes en Málaga y que ha contado con la presencia del alcalde, Francisco de la Torre, la catedrática de Derecho Internacional de la Universidad de Málaga (UMA), Ana Salinas, y el Director de la Sociedad de la Información y Acción contra el Crimen del Consejo de Europa, Jan Kleijssen.

El Consejo de Europa aborda en esta conferencia las conexiones entre la delincuencia organizada transnacional y los grupos terroristas, al tiempo que será el marco para mejorar las estrategias entre los 47 estados miembros del Consejo y los tres estados invitados --Jordania, Marruecos y Túnez--; para prevenir y combatir sus crímenes.

En este contexto, León Gross ha señalado que la región en la que se encuentra España es "un espacio fronterizo" lo que hace "más acuciante y necesaria la búsqueda de soluciones a conflictos que siguen sobreviviendo al tiempo".

Al respecto, ha apuntado que el Sahel es "la tormenta perfecta" en la que se reflejan "una multitud de conflictos". "Es esa franja descrita como una línea de fractura donde termina la zona árabe del norte de África y empieza la África subsahariana", ha explicado, agregando que las comunidades situadas hacia el norte "por cuestiones de nacionalidad, religión y etnia se enfrentan a comunidades del sur, y en una región donde escasean los recursos".

"Hasta hace cuatro o cinco años, esa complejísima situación se quedaba encapsulada en un conjunto de países enormemente estables, como Marruecos, Algeria, Túnez, Libia y Egipto"; aunque "bajo el dominio de regímenes poco democráticos y hacia los que Europa y el Consejo de Europa tenían pocas simpatías".

Actualmente, esta situación "sigue aumentando su gravedad", ya que tiene "una ventana abierta a partir de Libia, con más de 2.000 kilómetros de costa, que a veces he descrito como la tormenta perfecta de la tormenta perfecta", ha apuntado León Gross.

Ha explicado que en el Sahel conviven "la piratería; Somalia, que lleva 30 años sometida a los señores de la Guerra; Sudán y los conflictos internos que han llevado a la independencia de Sudán del Sur; Chad, República Centroafricana; norte de Congo; norte de Nigera, Níger, Mali y Mauritania". "En todos tenemos el mismo panorama: comunidades en lucha, poder, recursos y la aparición del fenómeno del terrorismo", ha señalado.

En el caso de Libia, "no es un conflicto superado, pero se ha estabilizado". No obstante, ha apuntado que "puede volver a aparecer si no actuamos desde la comunidad internacional y desde los países implicados como España, que sufre esta amenaza directamente".

"En Libia coinciden, en este momento, Daesh, Al Qaeda, Boko Haram, entre otros", ha explicado, añadiendo que es "el país del mundo donde hay más armas, 20 millones, cinco por cada habitante, y algunas de ellas muy peligrosas incluyendo armamento que podría tener relación con posible uso químico y nuclear".

No obstante, ha concretado que "no existen soluciones simples ni a corto plazo en este panorama", por lo que ha apostado por un "cóctel de soluciones" que se puedan aplicar "a lo largo del tiempo, algunas dirigidas al corto y otras al largo plazo".

"Los europeos tenemos que tomar conciencia de que no hay soluciones mágicas, y en siguiente lugar trabajar de una manera multidisciplinar, usando lo institucional, lo jurídico, las fuerzas de inteligencia, de seguridad, en algunos casos militares, las organizaciones internacionales; y tratar que a largo plazo puedan ir encauzándose", ha concluido.

CONEXIONES "MANIFIESTAS" ENTRE TERRORISMO Y CRIMEN ORGANIZADO

Por su parte, Kleijssen ha expresado que, aunque el crimen organizado transnacional y el terrorismo "pueden ser fenómenos distintos", el primero conducido "bajo pura y simple codicia" y el segundo "por la ideología: ha apuntado que "en muchos casos puede haber interconexiones manifiestas". "Allá donde estén esas interconexiones, donde los terroristas y criminales estén reclutando desde fuentes similares o colaborando, debemos examinar cómo podemos coordinar nuestras acciones y perfeccionar nuestras respuestas", ha sugerido.

Como ejemplo, ha mencionado los "saqueos y destrozos culturales del Daesh en lugares como Siria e Iraq", cuyos bienes se trafican y venden al mismo tiempo "en mercados occidentales"; y las "similitudes a la hora de distinguir el origen y propósito de sus métodos financieros", apuntando que ambos sectores "usan técnicas muy similares de lavado de dinero".

Ha asegurado que la primera conferencia sobre este asunto, en 2014, fue "un ejercicio muy útil", y cuyas conclusiones han servido para que el Consejo de Europa "haya tomado muchos pasos concretos para mejorar nuestros esfuerzos en contraatacar ambos fenómenos". Por ello, ha dicho que la conferencia de este jueves y viernes "busca construir y profundizar en estos esfuerzos y en ayudar a asegurar nuestro camino".

Por último, ha afirmado que el Consejo de Europa "ha estado muy activo en estos temas en los últimos años, y estamos ansiosos de continuar facilitando más acciones entre nuestros miembros y colegas de las autoridades nacionales y organizaciones internacionales".

NUEVAS FUENTES DE FINANCIACIÓN DE TERRORISTAS

Por otro lado, Salinas ha presentado un informe del Consejo de Europa en el que apunta que las nuevas fuentes de financiación de grupos terroristas están "estrechamente vinculadas a las bandas de crimen organizado", tales como el tráfico de armas, de drogas, de personas, de medicamentos y de falsificaciones, de bienes culturales protegidos, e incluyendo otras vías como la extorsión, el ataque a personas internacionalmente protegidas o la toma de rehenes.

Cuestionada por las propuestas de lucha contra este fenómeno, ha explicado que "son los estados los que tienen que decidir". "Esto es una organización internacional quien lo convoca, y como siempre lo que hace falta en la cooperación internacional es que los estados quieran colaborador más y mejor".

Según ha defendido, esto debe realizarse "multilateralmente y no por pares cada vez que un estado se ve afectado por un ataque, y no después de haber cometido el atentado sino con carácter preventivo".

"RETOS COMPLEJOS" DE LA HUMANIDAD EN EL SIGLO XXI

Por último, De la Torre ha argumentado que "la humanidad tiene en este siglo XXI retos muy complejos", en referencia al control del cambio climático y la cooperación al desarrollo, "pero pocos son tan necesarios como los que se resumen en el título de la conferencia".

"¿Existe algún país que esté libre de la amenaza del terrorismo o de la presencia estructural y permanente de bandas del crimen?", se ha preguntado, contestándose "en términos negativos". No obstante, ha reconocido y recordado "los esfuerzos para desarticular el crimen organizado el terrorismo, permanentes y crecientes tanto en cada país como en organizaciones internacionales".

Así, ha defendido entre las posibles soluciones para estos retos, "más y mejores medios, recursos técnicos y humanos, más y mejor cooperación y coordinación internacional en términos de lealtad total y máxima eficacia", y la "implicación de todas las administraciones, también las de ámbito local".

Para leer más