Actualizado 11/05/2016 08:27 CET

Metro de Málaga aborda el futuro del tranvía al Civil

Metro en superficie hacia el Hospital Civil Eugenio Gross y Blas de Lezo
EUROPA PRESS/JUNTA ANDALUCÍA

MÁLAGA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   Reunión vital este miércoles para el futuro del metro de Málaga. El consejo de administración de la sociedad concesionaria se reunirá, en sesión urgente y extraordinaria, tras la petición realizada por la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía (AOPJA), para analizar la situación ante el informe negativo emitido por el Ayuntamiento al proyecto constructivo de la prolongación en superficie de la línea 2 hasta el Hospital Civil.

   Por iniciativa del ente de la Consejería de Fomento y Vivienda, que tutela el ferrocarril metropolitano y que es titular de una participación del 23,6 por ciento de las acciones de la concesionaria, el consejo de administración de Metro de Málaga abordará como punto principal un análisis de la situación del proyecto constructivo entre Guadalmedina y el Hospital Civil.

   El consejo de administración de Metro de Málaga tendrá lugar, a partir de las 12.30 horas, en sus instalaciones centrales, en el Camino de Santa Inés, junto a Los Asperones.

   Este proyecto constructivo, que la propia agencia redactó y supervisó técnicamente, fue remitido al Ayuntamiento de Málaga el pasado 1 de abril.

   Ante esto, la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) estableció en un informe que esta actuación no se adecua al planeamiento urbanístico. Y, como alternativa, el Consistorio propuso dos líneas de metrobús; un proyecto rechazado por la Junta al considerarlo "inviable".

   La prolongación del metro en superficie hasta el Hospital Civil, cuyo trazado fue consensuado entre la Junta y el Consistorio, forma parte, conjuntamente con el tramo soterrado entre Guadalmedina y Atarazanas, de la solución final pactada por ambas administraciones para la culminación de la red y que se recoge en el protocolo de intenciones suscrito el 11 de noviembre de 2013.

   Desde esa fecha, la Junta de Andalucía, la sociedad concesionaria y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) han dado una serie de pasos para la culminación de la red, conforme al referido protocolo de intenciones, según han destacado desde la Agencia de Obra Pública.

   Entre esos pasos, han citado la novación del préstamo del BEI a la concesionaria con la entrega de la última disposición del crédito; la modificación del contrato de concesión, con la autorización del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía al nuevo modelo de equilibrio económico-financiero, y la puesta en servicio parcial de las líneas 1 y 2 hasta El Perchel.

   También la licitación, adjudicación e inicio de las obras del tramo Guadalmedina-Atarazanas, y la redacción y tramitación de información pública y ambiental del proyecto básico de la prolongación hasta el Hospital Civil, además de la culminación del constructivo y su difusión y divulgación entre la ciudadanía.

BLOQUEO

   Tras la situación de bloqueo del trazado del metro a la zona norte de la capital, el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, defendió el pasado viernes que, según los servicios técnicos de su departamento, este proyecto no afecta al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en tanto que "no hay modificación de los viales, sino que se discurre por el mismo viario".

   Por todo ello, exigió al Ayuntamiento "un posicionamiento institucional" sobre el proyecto del tranvía y no el informe negativo de un departamento municipal, al tiempo que confiaba en no tener que llegar a los tribunales.

   Como contestación, De la Torre decía estar a la espera de una respuesta técnica y no política por parte de la Consejería de Fomento a su propuesta de dos líneas de sistema de autobús de tránsito rápido (BRT, por sus siglas en inglés).

   Por último, las dos plataformas de vecinos y comerciantes que rechazan el tranvía hacia el Hospital Civil presentaron este pasado martes ante el Registro del Gobierno andaluz unas 10.500 firmas en contra de este proyecto.

   Estos vecinos se muestran dispuestos a "todo" para evitar la implantación del metro en superficie por Eugenio Gross y Blas de Lezo; incluso, a ponerse "delante de las máquinas".