Actualizado 03/12/2014 23:23 CET

El PP aprueba en solitario el presupuesto del Ayuntamiento de Málaga para 2015

Pleno del Ayuntamiento de Málaga de noviembre 2014
EUROPA PRESS

Los 'populares' valoran "los aspectos positivos" de estas cuentas, mientras que PSOE e IU critican su "afán electoralista"

MÁLAGA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga ha aprobado este lunes en solitario el presupuesto consolidado municipal para 2015, que alcanza los 699 millones de euros. Frente a los 'populares', que defienden que estas cuentas consiguen "cierta cuadratura del círculo", reforzando a la ciudad para que "cuando termine del todo la crisis, esté en mejores condiciones todavía", en palabras del alcalde, Francisco de la Torre, la oposición coincide en las críticas y las tacha de forma unánime de "irreales", denunciando su "afán electoralista".

"Le veo aspectos positivos dentro de lo que se puede hacer en estos momentos", ha expuesto De la Torre, quien ha defendido "el esfuerzo en inversión, aunque siguen siendo unos presupuestos austeros". También ha destacado la "moderación" desde el punto de vista fiscal, con bajada de impuestos como el IBI, e, incluso, "el incremento del gasto social". Ha puesto en valor el "esfuerzo" en materia de vivienda y la potenciación de las líneas estratégicas de la ciudad --turismo, cultura e innovación-- para así "dinamizar la economía de Málaga".

Durante el pleno extraordinario para la aprobación inicial del presupuesto municipal para 2015, que ha salido adelante gracias a la mayoría absoluta del PP, que a su vez ha rechazado las enmiendas de PSOE e IU, la concejala de Economía y Hacienda, María del Mar Martín Rojo, ha señalado que se trata de un presupuesto "estudiado de forma muy rigurosa": "hemos establecido una hoja de ruta para un año lleno de oportunidades, que lleguen a la vida de los malagueños, a sus barrios, intentando mejorar su calidad de vida".

Según ha indicado, estas cuentas, que se prevé que entren en vigor el próximo 1 de enero, responden "al día a día de los malagueños", y prueba de ello es también, ha subrayado, que los distritos gestionen directamente más de tres millones de euros, a los que se suman 12 millones de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) para microactuaciones.

Martín Rojo ha repasado los principales datos del nuevo presupuesto, especialmente el aumento de la inversión en un 10,45 por ciento, alcanzando los 58 millones de euros, y de la política social, poniendo en valor que se destinen 12,09 millones para la construcción de más de 380 viviendas protegidas y la rehabilitación de edificios. También ha citado proyectos concretos como el futuro Centro Pompidou, la segunda fase del parque del Campamento Benítez o el puente sobre el río Guadalhorce, en el marco de la Senda Litoral.

"El Ayuntamiento es ambicioso a la hora de proyectar equipamiento que genera renta inducida y crea empleo", ha afirmado, agregando que "este presupuesto es una herramienta de apoyo al sector productivo, al turismo y a la construcción", aunque sin dejar de mirar a la innovación.

Pese a todo ello, según Martín Rojo, no ha recabado el apoyo del resto de los grupos políticos simplemente debido a que "lo hace el PP", y ha defendido que, "además de cumplir la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, intenta ayudar a las familias, tratando de reactivar la economía y dando la oportunidad al malagueño de tener un empleo y una vivienda".

OPOSICIÓN

En cuanto a la oposición, la portavoz socialista, María Gámez, ha apuntado que este presupuesto es "como el de todos los años preelectorales, en el que se anuncia bajada de impuestos", un hecho que, no obstante, ha considerado ficticio, atendiendo a las subidas de ejercicios anteriores.

En suma, ha subrayado que estas cuentas reflejan "la ideología de derechas y las prioridades del PP", que "no pasan por el gasto social ni por cuidar los barrios ni por mejorar el servicio público de la limpieza". Igualmente, ha echado en falta "políticas activas de empleo y mayor inversión social".

Ha lamentado que, sin atender a los ciudadanos con necesidades, el equipo de gobierno opte por "guardarse el comodín para gestos electorales, como el Centro Pompidou, el Museo Estatal de Arte Ruso o el Campamento Benítez". "Se saltan las reglas del juego y van a toda prisa porque el objetivo es intentar engañar a los que ya no se dejan engañar", ha manifestado, añadiendo que "De la Torre vuelve a castigar a los malagueños por sus delirios de grandeza".

"Ustedes tienen sus prioridades, independientemente del contexto socioeconómico, y no quieren que la realidad les estropee un bonito presupuesto", ha advertido Gámez, al tiempo que ha dicho a De la Torre que "ha optado por sacrificar la posibilidad de alcanzar la igualdad por inaugurar museos en una carrera loca, dándole igual el coste que tenga y el resto de necesidades".

Según Gámez, "una ciudad maqueta es para el visitante, para el turismo, pero no para el que vive todo el año". "Vive ajeno a la pobreza de la mayoría, ya que gobierna para unos pocos y se olvida de la mayoría", ha comentado la socialista del regidor.

Tanto PSOE como IU han criticado que se pague más de deuda que lo que se destina a inversiones o gasto social. Así, Gámez se ha comprometido a que si gobierna, "la inversión superará siempre a la deuda".

Para el portavoz de IU, Eduardo Zorrilla, este presupuesto "está lastrado por la enorme deuda que tiene el Ayuntamiento, que no se debe a que se hayan realizado inversiones en grandes infraestructuras o se haya aumentado la inversión social de manera importante o destinado recursos a la mejora y ampliación de equipamientos públicos, sino solamente a proyectos faraónicos completamente fallidos, que han supuesto el despilfarro de dinero". Por ello, ha reclamado reestructurar el débito, de modo que puedan destinarse partidas a "necesidades más imperiosas como las sociales".

También han rechazado los grupos de la oposición las retribuciones de los directivos municipales, superando en algunos casos las del alcalde, algo que, según Gámez, "no está justificado por mucho que sean muy excelentes".

En opinión de Zorrilla, este presupuesto es "irreal", lamentando "su claro afán electoralista": "hay un aumento irreal de los gastos, que van destinados sobre todo a proyectos estrella que vende el PP de cara a las elecciones, a la vez que pone en marcha, tarde y con prisa, microactuaciones".

En este punto, ha lamentado el aumento de la partida destinada a propaganda y publicidad, "justo en año electoral"; de hecho, se ha mostrado convencido de que "buena parte de ella se gastará en el primer semestre".

Irreal, según el portavoz de la coalición, teniendo en cuenta el nivel de ejecución presupuestaria de todos los años. Ante esto, la concejala de Economía ha respondido que a 30 de septiembre se situaba en el 65 por ciento y ha especificado que "prefiero eso, que sea lenta, pero segura, antes que las promesas de la Junta".

Así, Zorrilla ha cuestionado "la política de museos franquicia" desarrollada por De la Torre ante "la situación de emergencia social". Y es que, en su opinión, este presupuesto "no sirve para ayudar a las personas, está completamente de espaldas a la realidad que vive la mayoría de la población malagueña".

Finalmente, el edil no adscrito, Carlos Hernández Pezzi, ha indicado que este presupuesto "es prácticamente la reproducción de los que ha mantenido el PP en esta década". Más aún, ha considerado que esta legislatura "está perdida", advirtiendo de que "se puede hablar más por el fracaso que por los éxitos", al tiempo que ha cuestionado al equipo de gobierno por dedicarse únicamente a "lanzar fuegos artificiales".

Ante esto, la concejala de Economía ha contestado lamentando que "desde la oposición se critique y se critique, pero no se construya", y ha centrado su exposición en lo que no ha hecho la Junta en la capital. Una respuesta que ha cuestionado tanto Gámez como Zorrilla, que han reprochado a la edil del PP que sus argumentos sean sólo "y tú más".

Para leer más