El Materno Infantil, a la espera de que la autopsia aclare la muerte de una niña

Actualizado 24/08/2015 13:45:29 CET
Hospital Materno Infantil de Málaga
Foto: EUROPA PRESS/JUNTA ANDALUCÍA

La pequeña, de un año, era alérgica al látex y falleció por un 'shock' anafiláctico

   MÁLAGA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El Hospital Materno Infantil de Málaga está a la espera de que la autopsia judicial realizada a la menor de un año que falleció el pasado mes de julio tras ser operada en este centro aclare la causa de la muerte. Los padres de la niña han presentado una denuncia en el juzgado pidiendo que se determinen las causas del óbito y si hubo o no negligencia médica.

   Asimismo, desde el hospital han mostrado su colaboración al juzgado y han trasladado su pesar por la muerte de la pequeña. De igual modo, han señalado que, como establece el protocolo en este tipo de casos, se está estudiando todos los procedimientos llevados a cabo por los servicios médicos implicados; sin embargo, han precisado a Europa Press que, "al haber un procedimiento judicial abierto, será el juez el que determine cualquier acción".

   Los padres de la niña, asistidos por la Asociación El Defensor del Paciente, han denunciado los hechos para que se determine si existió o no negligencia médica, tal y como adelantó el diario 'SUR'. La menor era alérgica al látex y murió por un 'shock' anafiláctico, por lo que reclaman que se investigue qué tipo de material quirúrgico se empleó en el quirófano.

   Según la denuncia, presentada en el Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga, la niña ingresó el pasado 16 de julio en el Materno Infantil con un cuadro de vómitos y dificultad para orinar. La pediatra que la examinó en urgencias la derivó a cirugía, ya que le preocupaba que no pudiera miccionar.

   Al parecer, llevaba 24 horas sin hacerlo. La noche anterior había sido atendida por una doctora del mismo hospital, que la trató como si tuviera un virus y dijo que le administraran suero, según el testimonio de los progenitores.

   La cirujana y la pediatra intentaron sondar a la pequeña, pero no lo lograron porque tenía la vejiga muy hinchada. Decidieron entonces hacerle una pequeña incisión para extraerle la orina y aprovechar ese mismo corte para sondarla.

SIN QUIRÓFANOS LIBRES DE LÁTEX

   Los padres advirtieron a las doctoras de que la niña era alérgica al látex, tal y como aparece, además, en su historia clínica. Según denuncia la familia, ellas les aclararon que no disponían de quirófanos libres de látex y que era difícil esterilizar uno, al tiempo que les indicaron que apenas había riesgos, por lo que los padres firmaron el consentimiento.

   La menor fue intervenida la misma tarde del día 16 de julio. Aparentemente, salió bien de la operación y pasó buena noche en compañía de su madre.

   Por la mañana, otro doctor pasó por la habitación y comunicó a los padres que debía explorar a la niña en el quirófano por una operación a la que se había sometido el 24 de junio para la reconstrucción de la cloaca, una cavidad en el intestino.

   Los progenitores, de nuevo, alertaron al médico de la alergia de la pequeña y éste volvió a decirles que no pasaba nada porque sólo era un momento, según la denuncia. Finalmente, tras una hora, los doctores les informaron de que la niña había entrado en parada cardiorrespiratoria y minutos después les comunicaron la muerte por una reacción profiláctica.