Publicado 12/08/2021 15:01CET

La alcaldesa de Gualchos (Granada) ve "lo más razonable" que la Junta salve al pueblo del toque de queda

Archivo - Imagen panorámica de Castell de Ferro
Archivo - Imagen panorámica de Castell de Ferro - EUROPA PRESS - Archivo

GUALCHOS-CASTELL DE FERRO (GRANADA), 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Gualchos-Castell de Ferro, Antonia Antequera (PSOE), se ha congratulado este jueves de que la Junta de Andalucía haya dejado a este municipio de la comarca de la costa de Granada fuera del grupo de los que ha propuesto para que se restrinja en ellos la libertad de movimientos entre las 2,00 y las 7,00 horas, el conocido como toque de queda, por tener una tasa de incidencia de más de mil positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. "Es lo más razonable", ha aseverado.

En declaraciones a Europa Press, Antonia Antequera ha resaltado que, aunque ha vuelto a subir ligeramente la tasa, en 1.753,4 este jueves, cuando se han contabilizado tres nuevos casos, la incidencia del virus está "localizada y controlada" y los principales afectados "aislados", en referencia al brote que afecta a la residencia de mayores Virgen del Carmen de Gualchos, que ha reconocido que tiene un "elevado" número de positivos, pero la mayoría sin síntomas, y dos hospitalizados.

Por lo demás, "hay casos en el municipio pero no llegaban de ninguna manera" a ser tantos como para que, sin contar con los afectados del brote de la residencia, la tasa hubiera superado la cifra de mil a partir de la que la Junta ha venido pidiendo el toque de queda en municipios de más de 5.000 habitantes.

En el caso de Gualchos-Castell de Ferro, el Comité Territorial de Salud Pública de Alto Impacto de la provincia de Granada consideró, en su reunión de este pasado miércoles, que el riesgo de pérdida de control de la situación es muy bajo, en tanto que el brote de la residencia Virgen del Carmen que ha hecho aumentar la tasa está "muy controlado" y afecta a "un lugar muy concreto".

Si se hubiera decretado el toque de queda, habría sido "complicado de controlar", y habría pedido a la Junta más medios al estar "desbordados" en el Ayuntamiento, y todo ello sin saber si es "una medida que mejorara nada". Ha resaltado las "circunstancias propias" de un municipio de unos 5.200 personas, que ahora en verano puede situar su población en torno a 10.000, sumando a los que vuelven por vacaciones.

La idea de que hubiera podido entrar en vigor había provocado "incertidumbre" pues los vecinos "no acaban de entender" cómo se están tomando este tipo de medidas excepcionales. En este sentido, el Ayuntamiento hubo de explicar que la Junta ya no está dictaminando cierres de actividades no esenciales ni perimetrales cuando se dispara la tasa de incidencia.

Por último, la alcaldesa se ha mostrado confiada en que esta cifra pueda ir bajando, en línea con los nuevos casos registrados en la estadística en los últimos días, de 48 al inicio de la semana a tres este jueves, pasando por 22, el martes, y diez, el miércoles.