Actualizado 18/04/2022 17:59

Condenado en Jaén a nueve meses de cárcel por arrojar café hirviendo sobre su mujer

El acusado durante el juicio en la Audiencia de Jaén/Archivo
El acusado durante el juicio en la Audiencia de Jaén/Archivo - EUROPA PRESS

JAÉN, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha condenado a nueve meses de prisión a un hombre de 47 años por arrojar café hirviendo sobre su mujer y causarle quemaduras de segundo grado en el seis por ciento de su superficie corporal.

Aunque inicialmente Fiscalía reclamaba una pena de seis años de prisión por un delito de lesiones con deformidad, finalmente la sentencia ha sido impuesta por un delito de maltrato ocasional ya que la víctima, que no ha ejercido la acusación, no acudió al Instituto de Medicina Legal (IML) para ser examinada por los médicos forenses por lo que "no se han podido constatar las concretas secuelas de la lesionada".

Además, la sentencia, a la que ha accedido Europa Press a través del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), condena al acusado a no acercarse a su esposa durante dos años y le priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante otros dos años. Asimismo, le condena al pago de las costas procesales.

La sentencia considera probado que el 3 de octubre de 2019, el acusado, en la vivienda que compartían en Baeza (Jaén) junto a sus tres hijos, arrojó sobre su mujer "café hirviendo, causándole heridas consistentes en quemadura por escaldadura de 2º grado en espalda, zona de escápula izquierda, hombro y escote izquierdo, cuello zona posterior, oreja y retroauricular izquierdo, suponiendo aproximadamente un seis por ciento de su cuerpo, según el parte de lesiones".

El ahora condenado declaró el pasado 21 de marzo ante el tribunal que le juzgó en la Audiencia de Jaén que fue ella la que se quedó con el agua de la ducha y que el café se debía a un remedio casero que hay en su país para aliviar las quemaduras, extremos que ha quedado rechazados en la sentencia.

La doctora y la enfermera que atendieron a la mujer en el centro de salud de Baeza declararon en el juicio que a pesar de sus dificultades con el idioma por ser de otro país, la víctima sí que señaló en un primer momento que su marido le había vertido el café recién hecho por la cabeza. La hija de la mujer, una niña de ocho años, también señaló en la consulta, según la doctora, que había sido su padre el que le había tirado el café encima de su madre.