Cabimer inicia una campaña de recogida de fondos para investigar la epilepsia infantil con meta mínima de 10.000 euros

Publicado 05/11/2018 14:52:24CET

SEVILLA, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), compuesto por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Junta de Andalucía, la Universidad de Sevilla (US) y la Universidad Pablo de Olavide (UPO), llevará a cabo, por parte del investigador Manuel Álvarez Dorado, una iniciativa para la investigación de la epilepsia en niños a través del 'crowdfunding'.

Este método de recaudación es a través del micromecenazgo y se podrá colaborar desde solo cinco euros, pudiendo conseguir, además, un certificado para poder desgravarlo de la declaración de Hacienda, según ha precisado el CSIC en una nota.

La iniciativa se debe a que alrededor del 80 por ciento de los niños que sufren epilepsias del tipo síndrome de West o Dravet no tienen un tratamiento efectivo. Ello lleva a que padezcan numerosas convulsiones al día, lo que conlleva graves alteraciones en su desarrollo y pueda producir la muerte súbita.

Esta terapia no solo busca contener las convulsiones, sino que también podría curar de forma permanente la enfermedad. La recaudación busca poder contratar personal investigador postdoctoral y comprar y mantener los animales modelos.

El mínimo que se espera obtener son 10.000 euros con los que se podrían realizar trasplantes del fármaco modelo a ratones con el síndrome de West que ya ha presentado mejoras. Con 25.000 euros, que es lo óptimo, se podría contratar durante más tiempo a los investigadores y ampliar el número de ratones: así, se podría llegar a una mejor conclusión al haber diferentes modelos.

El investigador que ha promovido esta iniciativa, Manuel Álvarez Dorado (CSIC), ha querido hacer hincapié en que "estas enfermedades no tienen prácticamente ningún tratamiento efectivo" y, al ser denominadas enfermedades raras, "no cuentan con un gran interés por parte de la industria farmacéutica".

Destaca que "resultados preliminares de trasplantes de precursores GABAérgicos tiene efectos muy positivos en ratones que padecen el Síndrome de West", y espera observar lo mismo con el Síndrome de Dravet.