Ceres-A espera que el Registro de Explotaciones Agrarias y Forestales de Andalucía mejore el de Titularidad Compartida

Publicado 11/10/2018 17:20:19CET

SEVILLA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La asociación Ceres Andalucía ha valorado la creación y regulación del Registro de Explotaciones Agrarias y Forestales de Andalucía, que supondrá la unificación de varios censos, entre ellos, el de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias y ha confiado en que reciba el impulso necesario para mejorar su funcionamiento.

En un comunicado, Ceres-A ha recordado que la Ley de Titularidad Compartida fue aprobada a finales de 2011, incluyendo el registro necesario para que las mujeres se acogieran a ella. Sin embargo, ha señalado que "hasta ahora no había funcionado de manera óptima y no había explotaciones inscritas".

En este sentido, la presidenta de Ceres-A, Inmaculada Idáñez, ha aplaudido que el registro empiece a funcionar y ha apuntado que "ahora lo que es más importante es que la ley se dote del presupuesto necesario para incentivar que las mujeres del medio rural se acojan a ella".

"Es vital que se trabaje de forma paralela con la Junta de Andalucía, las organizaciones agrarias y las asociaciones de mujeres del medio rural porque toca continuar haciendo una labor de difusión para que llegue al mayor número de mujeres agricultoras y ganaderas posibles", ha indicado y ha añadido que "esta ley es muy útil para el medio rural y muy beneficiosa para las familias andaluzas que se dedican al sector agrario".

Ceres-A ha valorado también los beneficios fiscales como el descuento del 30 por ciento en las cuotas de la Seguridad Social y el reparto al 50 por ciento de los rendimientos y de las ayudas agrarias, así como el acceso a pensiones contributivas por la cotización a la Seguridad Social.

No obstante, la asociación ha considerado "insuficiente" estas bonificaciones, ya que a su juicio deberían ampliarse para fomentar
la incorporación de mujeres a la titularidad. Igualmente, ha pedido que estas bonificaciones puedan aplicarse a mujeres que tengan más de 50 años, que es el límite actual.