Publicado 13/07/2021 18:48CET

La CHG dice a regantes que en septiembre-octubre articulará el decreto de sequía y no puede dotarles de más agua

Archivo - Regadío.
Archivo - Regadío. - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

SEVILLA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha lamentado este martes, día en que el sindicato agrario COAG y los regantes del bajo Guadalquivir pidiendo más dotación de agua para ellos, que, "desgraciadamente, no hay lugar a esa excepcionalidad", y ha adelantado que en septiembre-octubre activará el decreto de sequía.

"Justo cuando se acabe la campaña, en septiembre-octubre, vamos a estar en situación de sequía y vamos a articular lo que se llama el Decreto Especial de Sequía", ha afirmado en un audio remitido a Europa Press el presidente de la CHG, Joaquín Páez.

Páez ha explicado que este decreto supone que se reservan de la agua que hay en los embalses de la cuenca 400 hectómetros cúbicos para garantizar el abastecimiento humano "plenamente durante dos-tres años con seguridad, aunque no cayera ninguna gota de agua", pero esos 400 hectómetros se detraen de lo que podría estar empleándose en agricultura.

Tras señalar que también se detraen 100 para garantizar que algunos cultivos no se malogren, "sobre todo los leñosos", los árboles "que tanto han tardado en crecer, que por lo menos no se mueran", ha explica que la liberación de agua, aunque solo piden 12 hectómetros, no se puede asumir.

En su opinión, no es asumible porque los agricultores de Córdoba, los de Sevilla que no sean del bajo Guadalquivir o los de Jaén "tienen derecho a que si a uno se le sube se le aumente proporcionalmente también la dotación", de forma que esa subida general supondrían 140 hectómetros cúbicos menos. "No lo podemos aguantar, esta cuenca no lo puede aguantar, con todo el dolor de nuestro corazón", ha añadido.

Ha insistido en que el actual es "el peor año" en cuanto a volumen de agua embalsado a estas alturas desde 1995 y por lo tanto tienen que "hacer todo lo posible para no poner el riesgo hídrico la cuenca". "Desde el 1 de octubre de 2020 hemos estado diciendo por activa y por pasiva que, o aumentaban las precipitaciones, o la situación para esta campaña de regadío iba a ser muy complicada, y lo está siendo", ha concluido.

Los regantes que se han manifestado este martes insisten en que La zona regable del Bajo Guadalquivir se caracteriza por cultivos de marcado carácter social, hortícolas, remolacha, tomate de industria, hortícolas y algodón mayoritariamente, que "mantienen el tejido productivo rural con industria asociada y generadores de empleo".

Así pues, las cooperativas, los alcaldes, COAG y los regantes de la comarca han acordado comenzar un periodo de movilizaciones para exigir a la CHG una "pequeña" dotación de agua de riego que necesitan los cultivos en estos días para concluir su ciclo vegetativo.

Para leer más