Los contratos temporales convertidos a indefinidos experimentan el mayor aumento de la década, un 45%, según un estudio

Publicado 17/12/2018 15:29:42CET

SEVILLA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los contratos temporales convertidos a indefinidos han experimentado en Andalucía el mayor aumento de la década, con un crecimiento del 45 por ciento, según el estudio realizado por Randstad, con datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de enero a octubre de 2009 a 2018.

En concreto, las conversiones en la región han superado la barrera de los 110.000, registrando la cifra más elevada de la serie histórica para el periodo analizado.

Cuando se analiza la serie histórica, el análisis de Randstad revela que tras superar en 2009 los 61.100 contratos temporales convertidos a indefinidos, este indicador del mercado laboral descendió paulatinamente hasta registrar en 2012 la menor cifra de la década (40.641). A partir de este momento, la cifra de contratos temporales convertidos a indefinidos aumentó durante los seis años siguientes hasta alcanzar el dato más elevado en 2018 (110.508).

Cabe destacar, además, que en el caso de Andalucía, el ratio de conversiones respecto al total de contratos indefinidos es el más elevado de España; es decir, casi la mitad de los contratos indefinidos de la región proviene de un contrato temporal (49,8%), lo que refleja la importancia de este tipo de contratos en el mercado laboral.

A nivel nacional, Randstad detecta que el número de contratos temporales convertidos a indefinidos supera los 700.000 y registra la cifra más elevada de la serie histórica. En concreto, se han realizado 708.131 conversiones, un 23,2 por ciento más que la cifra alcanzada el año anterior (574.644). Al igual que en Andalucía, es el mayor incremento registrado en el último decenio.

El estudio de Randstad también analiza el peso de los contratos convertidos a indefinidos respecto del total de contratos indefinidos. Llama la atención que la tasa alcanzada durante este ejercicio es la más elevada desde 2012, al situarse en el 36,6 por ciento. En 2011 se alcanzó el índice más elevado, cuando el 41,5 por ciento de los contratos indefinidos provenían de una conversión.

Randstad también ha analizado cómo se comportan los contratos temporales convertidos a indefinidos según en sector de actividad del profesional. Cuando se analiza el peso de estos contratos respecto del total de indefinidos, el análisis destaca que más de la mitad de los contratos indefinidos realizados en industria es una conversión (52%), siendo el sector que alcanza la mayor tasa. Le siguen construcción (43,6%), servicios (34,8%) y, por último, agricultura (20%).

En términos absolutos, el sector servicios es donde se realizan más conversiones de contratos temporales a indefinidos, con 531.449 en lo que va de año. A continuación se sitúan industria (105.803), construcción (52.616) y, por último, agricultura (18.263).

Si se compara con las cifras alcanzadas durante el mismo periodo de 2017, industria es el sector de actividad donde más crecen las conversiones, con un 32,6 por ciento, seguido de agricultura (+29,8%), construcción (+29,5%) y servicios (+20,7%).

COMUNIDADES

Randstad también ha tenido en cuenta la comunidad autónoma y provincia de residencia del profesional a la hora de analizar los contratos temporales convertidos a indefinidos, donde se observan grandes diferencias.

En concreto, entre la comunidad con mayor y menor tasa de conversión se aprecian más de 24 puntos porcentuales de diferencia. En concreto, en Andalucía, casi la mitad de los contratos indefinidos (49,8%) proviene de uno temporal. Ocupando la segunda y tercera posición se sitúan Extremadura (48,9%) y Navarra (43,9%).

Por encima de la media nacional (36,5%), también se sitúan Galicia (43,6%), Castilla-La Mancha (42%), Comunitat Valenciana (41,7%), Canarias (41,4%), Asturias (41,1%) y Castilla y León (41,1%). Inmediatamente por encima de la media de España, están La Rioja (40,9%), Cantabria (40,9%) y Aragón (40,7%).

En el lado contrario, con tasas de conversión por debajo de la media nacional, se encuentran Euskadi (36%), Murcia (35,1%), Baleares (33,8%), Catalunya (31,5%) y Madrid (25,7%).

En el caso de las provincias, Córdoba (58,2%), Jaén (56,8%), Cádiz (55%) y Huelva (54%) son las provincias con mayor peso de estos contratos. Les siguen Cuenca (53,1%), Ciudad Real (52,5%), Sevilla (50,4%) y Badajoz (50,4%), todas ellas por encima del 50%. Las provincias que registran las menores cifras son Girona (32,1%), Barcelona (29,7%) y Albacete (28,2%), además de Madrid (25,7%).

En términos absolutos, Cataluña (124.629), Andalucía (110.508) y Madrid (106.293) son las comunidades autónomas que han convertido más contratos en indefinidos durante los primeros meses de 2018. Las contrataciones de estas tres regiones representan el 48,2 por ciento del total de estos contratos. Por otro lado, Navarra (9.675), Cantabria (6.705) y La Rioja (4.668) son las que menos contratos han registrado de esta tipología, y las únicas que se sitúan por debajo de las 10.000 conversiones.

Cuando se analiza el crecimiento o descenso del número de conversiones respecto al año anterior, Randstad detecta que todas las regiones aumentan el número de contratos temporales convertidos a indefinidos, siendo Euskadi y Asturias son las comunidades autónomas donde más han aumentado, ambas por encima del 30 por ciento. A continuación, se sitúan Navarra, Murcia y Andalucía, con ratios superiores al 25 por ciento.