Último adiós al guardia civil muerto tras recibir un disparo en Huétor Vega (Granada)

Funeral del agente fallecido tras recibir un disparo en Granada
ÁLEX CÁMARA-EUROPA PRESS
Actualizado 16/10/2018 13:33:02 CET

GRANADA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Familiares, autoridades y compañeros han dado este martes el último adiós al guardia civil José Manuel Arcos Sánchez, que falleció en la madrugada del lunes tras recibir un tiro de un delincuente habitual al que dio el alto en Huétor Vega (Granada) y cuyo funeral se ha celebrado en la Catedral de Granada, a cuyas puertas se le han rendido honores.

A la misa funeral ha asistido el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha considerado que este agente es "la muestra clara y evidente de cómo" todos los miembros de la Guardia Civil "se ocupan" y preocupan hasta dar la vida por todos nosotros", para garantizar un "espacio tranquilo, de paz".

Al funeral también ha asistido la compañera en prácticas que patrullaba con el agente cuando ocurrieron los hechos, de la que el ministro ha resaltado su valía. "Es una mujer hecha y derecha, como todas las mujeres de la Guardia Civil; una gran profesional que acaba de empezar y que estuvo a la altura de la circunstancias", ha agregado Grande-Marlaska.

A preguntas de los periodistas ha rehusado hacer "elucubraciones" sobre si el agente llevaba puesto o no el chaleco antibalas, alegando que todos los extremos de lo ocurrido quedarán recogidos en el correspondiente atestado.

El féretro con los restos mortales del agente, que estaba casado y tenía dos hijos, ha llegado a las 9,35 horas a la Catedral, en la plaza de las Pasiegas. Antes, en la Comandancia de Granada, el director general de la Guardia Civil, Félix Azón, le condecoró a título póstumo con la Cruz de la Orden del Mérito de la Guardia Civil con distintivo rojo.

El cortejo fúnebre ha estado encabezado por agentes que han portado más de una decena de coronas de flores, precediendo al féretro a la entrada y salida del templo, a cuyas puertas se le han rendido honores en presencia de la familia y con la participación de más de 150 guardias civiles representativos de todo el cuerpo en la provincia.

A ellos se han sumado otros cuerpos, autoridades y alrededor de 300 personas que se han congregado en los exteriores de la catedral y que han recibido y despedido al féretro entre aplausos y con vivas a la Benemérita.

"TU FAMILIA JAMÁS ESTARÁ SOLA"

La misa ha sido oficiada por el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, quien ha lamentado esta "realidad tan cruda" y esta muerte "tan violenta, inesperada y dolorosa" de un "servidor público que hace que de noche vivamos más seguros".

En el funeral también ha intervenido uno de los compañeros de José Manuel Arcos Sánchez. "Hoy hacemos nuestro último servicio juntos, qué extraño será no escuchar tus consejos", ha comenzando diciendo, tras lo que ha destacado la "solidaridad infinita" y "valentía única" de este agente, al que ha hecho la promesa de que su familia "jamás estará sola".

Tras la misa, que se ha prolongado durante una hora, el féretro ha salido a hombros de varios agentes entre los aplausos de las personas concentradas en los exteriores del templo y ha descendido hacia el coche fúnebre bajo el himno de 'La muerte no es el final'.

Junto al ministro de Interior y el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, han asistido a la misa funeral numerosas autoridades, cargos públicos y políticos, así como responsables de los distintos cuerpos policiales.

La consejera de Justicia, Rosa Aguilar, ha señalado que "hoy es un día muy triste" y ha reconocido la labor de este agente, del conjunto de la Guardia Civil y de los servidores públicos que "cada día dan lo mejor de sí mismos para que el conjunto de la ciudadanía podamos vivir con tranquilidad, en paz y en libertad".

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Lorenzo del Río, el presidente de la Diputación de Granada, José Entrena, el alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, y la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López Calahorro, también han estado entre los asistentes.

AMPLIO HISTORIAL DELICTIVO

El presunto autor de los hechos, un hombre de 40 años, identificado como J.A.M.G. y natural de Granada, sigue detenido en dependencias de la Guardia Civil y la previsión es que no pase a disposición judicial hasta el miércoles. A sus espaldas tiene 15 detenciones sólo por el Instituto Armado.

Los hechos ocurrieron sobre las 4,20 horas del lunes en Huétor Vega, donde el agente interceptó un turismo que circulaba a gran velocidad y al identificar al único ocupante se produjo un forcejeo entre ambos. El conductor arrebató el arma reglamentaria al agente, le disparó y logró huir.

El operativo para dar con él comenzó en torno a las 5,00 horas y conllevó el "cierre" y rastreo de las vías de comunicación en buena parte del área metropolitana de Granada, a fin de cercar al presunto autor del crimen. Su arresto se produjo en torno a las 9,30 horas, cuando fue interceptado en una rotonda de la capital conduciendo una furgoneta robada.

Supuestamente acababa de cometer un robo en Las Gabias (Granada) cuando el guardia civil le dio el alto en la localidad de Huétor Vega, donde se encontraba patrullando junto a una compañera en prácticas. El detenido abandonó en la zona una mochila con un subfusil cargado y el botín de ese robo.

El agente herido fue evacuado al Hospital de Campus de la Salud en estado grave, donde fue sometido a una operación quirúrgica, pero finalmente no pudo salvar la vida. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ya ha avanzado que, llegado el momento procesal oportuno, se personará en la causa para que "caiga todo el peso de la ley" sobre el presunto homicida.