Detenidos en Motril dos presuntos patrones de patera cuyos ocupantes pagaron hasta 3.000 euros por el viaje

Detención de la Policía Nacional en Motril (Granada)
POLICÍA NACIONAL
Actualizado 19/12/2018 13:41:03 CET

MOTRIL (GRANADA), 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido en Motril (Granada) a dos varones de 21 y 24 años de edad, nacionales de Gambia y Costa de Marfil, respectivamente, y sin antecedentes policiales, a los que se les atribuye la presunta autoría de tráfico ilegal e inmigración clandestina de personas, que habrían cometido al frente de una patera cuyos ocupantes habían pagado entre 2.000 y 3.000 euros por el viaje.

La Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Granada, en colaboración con la Brigada Central de Falsedades Documentales de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de Madrid y el Servicio Frontex, logró identificar a estos dos "pateristas" que se camuflaron entre los inmigrantes que viajaban a bordo de una patera que partió desde Marruecos y que fue rescatada por Salvamento Marítimo, según ha informado este miércoles la Policía en una nota.

Los inmigrantes desembarcaron en el Puerto de Motril, siendo un total de 61 personas; en concreto, 35 varones, 18 mujeres, tres menores de edad y cinco bebés, de distintos orígenes pero mayoritariamente subsaharianos.

Las investigaciones se iniciaron con motivo de los datos recabados en las entrevistas de detección que se realizaron por parte del Servicio de Frontex, así como de la Unidad contra las redes de inmigración y falsedades documentales conforme al Plan Policial contra la trata de seres humanos.

Igualmente, de "vital importancia" resultaron los datos que se recabaron en el proceso de atención por parte de ONGs especializadas, así como en el proceso de identificación, reseña dactilar y fotográfica y registro de pertenencias, según detalla la Policía.

De esta forma se pudo determinar la persona que pilotó la embarcación, así como aquella que había empleado la brújula y las comunicaciones hasta la llegada de Salvamento Marítimo, momento en que se deshicieron de los efectos o instrumentos que podían delatarlos, "haciéndose pasar por otros ocupantes más de las dos pateras".

El objetivo de la persona que realizaba de enlace con la organización era llegar hasta aguas españolas, momento en que, al quedarse sin cobertura, "tenía indicaciones de alertar a los servicios de rescate españoles".

Cada uno de los inmigrantes introducidos en España había pagado supuestamente entre 2.000 y 3.000 euros por el viaje, en función de su origen. Algunos de los inmigrantes refirieron que, por parte de la organización dedicada al tráfico ilegal de personas de la que los dos "parteristas" presuntamente formaban parte, hasta el día que zarparon hacía costas españolas, sufrieron vejaciones, amenazas y coacciones, ellos y sus familias, así como "ausencia total de víveres".

Igualmente, durante el trayecto en patera fueron "amenazadas con matarles si les delataban ante las autoridades una vez fueran ser rescatados", según explica la Policía, que aclara que los detenidos han sido ya puestos a disposición de la autoridad judicial.

Contador