Actualizado 23/10/2008 17:44

Especialistas en violencia de género apuestan por el tratamiento asistencial y más recursos para la ley integral

GRANADA, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Especialistas en violencia de género apostaron hoy por el tratamiento asistencial y más recursos económicos para la ley integral, que cumple casi cuatro años desde su aplicación, para hacer frente a las "múltiples causas" de su origen, "que tiene que ver con los procesos de socialización, la educación y los patrones de aprendizaje".

Así lo manifestaron durante el transcurso de las 'II Jornadas sobre Violencia de Género' para el análisis de la aplicación de la ley integral en la atención a las víctimas, los programas para maltratadores y las medidas educativo-preventivas, que iban a ser en un principio inauguradas por el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, que, finalmente, no pudo asistir por problemas de agenda.

La coordinadora del encuentro y también profesora de Psicología de la Universidad de Granada (UGR), Francisca Expósito, abogó por "tener en cuenta" que la socialización y la educación para abordar la violencia sobre las mujeres, puesto que sólo una respuesta jurídica no es suficiente. De hecho, según incidió, la ley integral "por sí sola" no ha conseguido minimizar el número de muertes, por lo que la cuestión ha de ser planteada desde una perspectiva "más amplia", en la que la psicología y los campos asistenciales "tienen mucho que decir".

La directora de las jornadas y profesora de Derecho Penal, María José Jiménez, consideró que hay que dar una "base económica fuerte" para lograr los objetivos de la ley, puesto que sin ese soporte, según dijo, "por muy buenas ideas o medidas que se hayan plasmado" en la misma, éstas "no se pueden desarrollar como es debido".

Sin embargo, Jiménez señaló que "como cualquier instrumento jurídico" la ley necesita tiempo de "adaptación" y "rodaje", por lo que "no hay que ser excesivamente críticos con una ley que lo único que pretende es solucionar un problema".

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Mujeres contra la Violencia de Género Convive de Granada, Amparo de Píñar, criticó que las ayudas sociales que recoge la ley "no son lo que parecen", sino "meros parches", que "no ayudan a la independencia y a la economía de las mujeres". Según explicó, la inserción laboral de las víctimas es "anecdótica", de unas 20 mujeres al año, como es igualmente una "trampa" su acceso a la vivienda.

Para De Píñar lo necesario es preparar la "salida" de las mujeres, que, aunque adquieren tranquilidad al tomar esa iniciativa, de superar el "infierno" en el que viven, sufren un proceso "complejo" que no es "camino de rosas". "Me parece una imprudencia decir que no denuncien pero también me parece una imprudencia decir que denuncien, que ya veremos como sale", señaló.

Las jornadas, que continuarán mañana, son la continuación de las celebradas el año pasado sobre los aspectos jurídicos de la ley y son el "broche de oro" de un proyecto multidisciplinar con una duración de tres años en el que participan un total de 27 investigadores, entre ellos Miguel Lorente.