El gasto farmacéutico hospitalario de Andalucía crece un 6,7% hasta septiembre y supera los 802 millones de euros

Publicado 01/12/2019 10:29:39CET
Imagen de una farmacéutica cogiendo un medicamento en una farmacia de Madrid.
Imagen de una farmacéutica cogiendo un medicamento en una farmacia de Madrid. - Marta Fernández Jara - Europa Press - Archivo

SEVILLA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El gasto farmacéutico hospitalario de Andalucía se ha incrementado en un 6,7 por ciento de enero a septiembre de este año en relación al mismo periodo de 2018, y supera los 802 millones de euros.

En concreto, dicho gasto se ha situado en 802.581.920 euros en los nueve primeros meses de 2019, según los últimos datos al respecto publicados por el Ministerio de Hacienda y consultados por Europa Press, que detallan el gasto en productos farmacéuticos y sanitarios por administraciones.

Entre las administraciones autonómicas, Andalucía es la segunda comunidad con mayor gasto farmacéutico hospitalario entre enero y septiembre, sólo superada por Cataluña --con 860,2 millones--, y por delante de la Comunidad de Madrid (732,7 millones) y la Comunidad Valenciana, con 648,3 millones.

De media, el gasto farmacéutico hospitalario se ha incrementado en las comunidades autónomas un 7,6 por ciento en relación a los nueve primeros meses de 2018, nueve décimas más de lo que ha aumentado en Andalucía. En variación porcentual, la comunidad que más ha elevado este gasto de enero a septiembre ha sido Cantabria, con un 15,7% más.

En términos absolutos, el gasto farmacéutico hospitalario andaluz de enero a septiembre es 50,2 millones de euros superior al registrado en el mismo periodo del año anterior.

MÁS DE 2.600 MILLONES DE GASTO EN PRODUCTOS FARMACÉUTICOS Y SANITARIOS

De igual modo, según recogen los mismos datos publicados por el Ministerio de Hacienda, Andalucía cerró el pasado año 2018 con un gasto farmacéutico hospitalario de 1.023,37 millones de euros, cifra que fue un 9,79% superior al contabilizado en diciembre de 2017, de 931,8 millones.

En su conjunto, el gasto en productos farmacéuticos y sanitarios de Andalucía --incluyendo dichos productos por receta médica u orden de dispensación y sin receta-- se elevó a 2.653,8 millones de euros de enero a septiembre, un 3,8 por ciento más que en el mismo periodo de 2018.

A estas cifras de gasto aludió el pasado jueves, en la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Parlamento, el diputado del PSOE-A y exconsejero de Hacienda Antonio Ramírez de Arellano, quien preguntó al titular andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP-A), acerca de la situación y las previsiones de cierre económico del Servicio Andaluz de Salud (SAS) para 2019.

En su pregunta, el representante socialista acusó al Gobierno andaluz de haber aprobado en septiembre con una "opacidad bastante contrastada" una modificación presupuestaria que "afecta a la Consejería de Salud y Familias por 234 millones de euros que requiere 40 millones de recursos de otras consejerías", según relató Ramírez de Arellano, que habló de "desastre absoluto" para calificar la gestión actual de la Consejería y cuestionó si habría dinero suficiente para abonar "completa la nómina de diciembre" del personal de la sanidad pública andaluza.

LAS 'SUBASTAS' DE MEDICAMENTOS

En materia farmacéutica, el nuevo Gobierno andaluz de PP-A y Ciudadanos reiteró tras su toma de posesión, en enero, el compromiso del presidente de la Junta y líder regional de los 'populares', Juanma Moreno, de abandonar el sistema de selección de medicamentos en Andalucía, las conocidas como 'subastas' de fármacos, y apostar por la compra centralizada al entender que es un mecanismo mejor.

Según un informe elaborado por Forest Partners, Estrada y Asociados, S.L.P., dicho sistema de 'subastas' podría generar aportaciones para las arcas públicas de la comunidad autónoma que superasen los 1.013 millones de euros si se siguiese aplicando durante cuatro ejercicios más, desde el año 2019 al 2022.

Además, el informe se apoyaba en datos del SAS para cifrar en más de 755 millones de euros el montante de los ahorros alcanzados con este sistema en el periodo 2012-2018, de los que 187 se lograron en 2018 a través de las aportaciones realizadas por los laboratorios farmacéuticos incluidos en el sistema de selección de medicamentos.

El sistema de selección de medicamentos en Andalucía se desarrolla en el Decreto-Ley 3/2011, de 13 de diciembre, de medidas urgentes para la prestación farmacéutica del Sistema Sanitario Público de Andalucía, y cuya entrada en vigor permitió la implantación en la comunidad, a partir del año 2012, de este tipo de dispensación de fármacos.

En virtud de dicho decreto, la Dirección Gerencia del SAS quedaba autorizada para realizar convocatorias públicas en las que podrían participar todos los laboratorios farmacéuticos interesados, para seleccionar, de entre los medicamentos comercializados que tengan un precio autorizado igual o inferior al precio menor correspondiente, establecido en el Sistema Nacional de Salud y vigente en el momento de la convocatoria, aquel que deberá ser dispensado por las oficinas de farmacia cuando se les presente una receta médica u orden de dispensación en las que el medicamento correspondiente se identifica exclusivamente por la denominación oficial de sus principios activos.

Por otro lado, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) dio a conocer el pasado mes de junio un Estudio de proceso de revisión del gasto, conocido como 'Spending Review', centrado en la evaluación del gasto público en recetas de oficinas de farmacia, y donde proponía varias medidas para mejorar la gobernanza, los procedimientos, la eficiencia y la equidad en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

Una de dichas propuestas era extender el modelo de subasta de fármacos que comenzó a aplicarse en Andalucía, aunque con algunos cambios, a todo el territorio nacional. Según las estimaciones de la Airef, ahorraría hasta 1.000 millones de euros en gasto al SNS en 2020-2022 si se aplicara de forma extensiva en todas las comunidades autónomas y con una introducción no progresiva.

Contador