Jesús Maeztu recalca que la sociedad "no ofrece las mismas oportunidades" a hombres y mujeres e insta a seguir avanzando

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu.
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 08/03/2018 13:17:59CET

SEVILLA, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, ha incidido este jueves en que la sociedad actual "no ofrece las mismas oportunidades" a hombres y mujeres en ámbitos como el laboral, por lo que ha instado a seguir avanzando, "porque la eliminación de los tratos discriminatorios contra cualquier grupo se configura como un factor determinante para un desarrollo más equitativo y democrático del conjunto de la sociedad".

En una declaración institucional con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, Maeztu ha recordado que la presencia "cada vez mayor de la mujer en el mercado de trabajo y sus logros en la educación y formación, así como en diversos ámbitos de la vida pública, ponen de manifiesto avances en nuestra sociedad".

"Es evidente que, en muchos ámbitos, se han eliminado discriminaciones y que las desigualdades también han disminuido, pero aún quedan otros en donde la falta de igualdad se sigue manifestando con toda su crudeza", advierte el Defensor, que recuerda que las mujeres, a consecuencia de su género, "se enfrentan a situaciones que les impiden participar con plenitud en la sociedad donde viven".

Estas desigualdades entre los sexos, a juicio de Maeztu, no se pueden rectificar si no se detectan y corrigen los "persistentes, sutiles y a veces ocultos" factores que ponen a las mujeres en desventaja frente a los hombres. Por eso, a su juicio, es indispensable la perspectiva de género que implica reconocer que "una cosa es la diferencia sexual y otra cosa son las atribuciones, ideas, representaciones y prescripciones sociales que se construyen tomando como referencia a esa diferencia sexual".

"Son muchos los estudios y estadísticas en los que se concluye que hay más mujeres que hombres en situación de pobreza y exclusión, en gran parte porque, por motivos familiares, las mujeres trabajan con mayor frecuencia que los hombres a tiempo parcial o con contratos de trabajo temporales, por lo que la pobreza de las mujeres se debe en gran medida a la precariedad de sus empleos y a las diferencias salariales por igual trabajo desempeñado", sostiene el responsable de la Defensoría andaluza.

Especialmente "duras" son las quejas que llegan a esta institución en materia de vivienda, de servicios sociales o de violencia de género, dado que los relatos, "muchas veces estremecedores", de las propias afectadas "ponen de manifiesto cómo la condición femenina, junto a las especiales circunstancias de toda índole en la que se encuentran, pueden contribuir a una doble discriminación", como en el caso de mujeres titulares de familias monoparentales con hijos a cargo, con escasos o nulos recursos económicos, además víctimas de violencia de género, con alguna discapacidad o pertenencia al colectivo de personas mayores.

El principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres supone la ausencia de toda discriminación, directa o indirecta, y para su toma de consideración hay que tener en cuenta las formas múltiples e interrelacionadas de discriminación que sufren muchas mujeres y niñas y que sus condiciones han empeorado durante los últimos años, ha recalcado Maeztu.

Hace hincapié el Defensor en que personas de todo el mundo se están movilizando para conseguir un futuro que sea más igualitario, acción que se ha manifestado en forma de marchas y campañas mundiales.

Susana Díaz

Susana Díaz

Presidenta de la Junta de Andalucía

17/10/2018

Patrocinado por