Publicado 25/02/2015 18:29CET

A juicio este jueves un acusado de abusos sexuales continuos a tres nietas menores de su pareja

CÓRDOBA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 4 de Córdoba prevé celebrar este jueves el juicio a un hombre, acusado de tres delitos de abusos sexuales continuados a las tres nietas de su pareja sentimental, de entre unos 10 y 12 años de edad, en la localidad cordobesa de Puente Genil. El fiscal solicita para él penas que suman nueve años de prisión.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, desde los años 2004 a 2006, el procesado "con ánimo libidinoso" y aprovechando que las menores de edad vivían con él a la fecha de los hechos, porque aprovechaban para visitar a su abuela en vacaciones, realizó las distintas acciones.

En concreto, en 2005 aprovechó que una de las menores viajaba con él en el coche y supuestamente "le colocó su mano en el muslo izquierdo de la menor durante cinco minutos", y en otra ocasión, cuando la menor tenía 12 años y estaba en una piscina, el acusado se acercó a ella y "con una mano la sujetó por la cintura y la otra mano se la metió por debajo de la braga del bikini", para acto seguido supuestamente mantener su mano en las partes íntimas de la menor "durante unos segundos, después de los cuales la menor se fue nadando".

Respecto a la segunda de las tres menores, según el fiscal, en 2004 el acusado "varias noches cuando la menor se encontraba en la cama, la despertaba y la metía en la ducha, y mientras la duchaba y secaba le frotó y efectuó tocamientos", a lo que añade que ese mismo año al salir la menor de la piscina "le frotó igualmente" en sus partes íntimas, algo que supuestamente también hizo al año siguiente cuando la duchaba.

Por otra parte, en el año 2005, una noche en la que la tercera de las menores no podía dormir, fue al salón y se encontró al procesado, quien le dijo que "se abrazaran juntos en el sofá, y al sentarse la menor en el sofá el acusado puso su mano en la parte interior del muslo y comenzó a subir la mano por el muslo de la menor, hasta que ella puso su mano encima de la del acusado y le impidió que siguiera subiendo". Y en el año 2006, cuando tenía 12 años, el varón la sacó de la piscina y "puso sus manos en las nalgas de la menor y apresó muy fuerte", según el fiscal.