La lluvia y la niebla "dificultan" los trabajos para retirar materiales y asegurar casas en Burunchel

Publicado 05/03/2014 10:35:30CET
EUROPA PRESS/J.A. OLIVARES

LA IRUELA (JAÉN), 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La lluvia y la niebla con las que ha despertado este miércoles Burunchel "dificultan" los trabajos para retirar los materiales que arrastró hasta varios inmuebles de esta pedanía de La Iruela (Jaén) el agua procedente de una fuente natural inactiva que este martes "reventó" como consecuencia de las intensas precipitaciones registradas en los últimos tiempos.

"Confiabámos en amanecer con sol, pero el tiempo está dificultando mucho la tarea de las máquinas pesadas que desde primera hora de la mañana están en la zona", ha comentado a Europa Press el alcalde, José Antonio Olivares. La riada obligó al desalojo de cinco vieviendas que tuvieron que ser desalojadas, así como a un supermercado.

El regidor ha recordado que este martes se logró asegurar una de las casas por las que más se temía, ya que se "podía venir abajo", y ahora se están acometiendo labores similares en otras dos, en la parte trasera por donde el agua entró desde la ladera llevando consigo lodo, piedras y troncos que ejercían una importante presión sobre sus estructuras.

Posteriormente, se actuará en la parte delantera de los inmuebles para retirar también todos los materiales del interior. "Hay que dejarlos limpios para poder analizar bien, despacio, analizar los daños que sufren y ver qué decisión se toma", ha apuntado Olivares, quien ha añadido que los vecinos afectados han pasado la noche fuera de sus hogares, a los que parece que no van a poder regresar en breve.

En este sentido y como ya señalara en la tarde de este martes el alcalde de La Iruela, Burunchel "va a tardar un par de días en recuperar la normalidad", especialmente, si persisten las malas las condiciones meteorológicas.

Fue sobre las 6,30 horas de este martes cuando se comenzó a escuchar "los primeros estruendos, como si fuera una tormenta", y una media hora después empezó a caer "agua, lodo, piedras e incluso pinos" que atravesaron las viviendas, ubicadas a la entrada de la población. "Han salido por puertas y ventanas. Hay un supermercado también y lo ha arrasado", ha añadido sobre las consecuencias de estos hechos que "afortunadamente no han provocado daños personales".

El alcalde explicó que "hasta ahora no se tenía conocimiento" del manantial que los ha originado, que permanecía inactivo. "Uno de los vecinos, que reside precisamente en una de las casas afectadas, ha apuntado que en sus 83 años de vida nunca había visto bajar agua por ahí", ha dicho. La tradición oral señalaba que "hace unos dos siglos se hablaba que esta zona denominada 'pecho lunar' reventaba cuando había tormentas bestiales", si bien en épocas recientes no se había visto nunca.