Actualizado 14/07/2012 20:29 CET

Luis Salvador aboga por "recuperar" la militancia y por un PSOE construido "de abajo a arriba"

GRANADA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El exsenador Luis Salvador, candidato a la Secretaría General del PSOE de Granada, ha abogado este sábado por "recuperar" la militancia y por un partido "unido", construido "de abajo a arriba", y con "autonomía".

Durante su intervención en el 24 Congreso Provincial del PSOE de Granada, que se celebra en Atarfe (Granada), Salvador, que ha conseguido el aplauso del auditorio en multitud de ocasiones, ha desgranado su proyecto, que pretende devolver al PSOE su protagonismo electoral, con una mayor presencia de las bases, que apuesta por la formación y el trabajo, que no esté sometido a cuotas y por luchar "contra el clientelismo".

El candidato, que se ha comprometido "a no dejar a nadie fuera" si es elegido secretario provincial, y a limitar el mandato orgánico a un máximo de ocho años, quiere conseguir "un partido atractivo" en el que la gente quiere militar, y que logre recuperar la confianza de la ciudadanía, que no vea en los políticos "un problema". "Los ciudadanos nos están esperando y no nos encuentran, y no van a estar esperándonos siempre", ha dicho Salvador, que aspira a ser "un negociador de esperanza".

"Las cosas no están bien en el PSOE, el reto es recuperar la militancia, cuidarla y mimarla y tenerla como el eje central de nuestro proyecto", ha mantenido el candidato, que se ha comprometido a crear una Secretaría del militante y el simpatizante y ha cambiar la relación de la dirección con las agrupaciones locales, especialmente con las más pequeñas, que "en ocasiones se sienten desatendidas".

"No quiero un partido resignado, sino un partido fuerte que lidere sociedad, que pueda mirar con orgullo a los ojos de la gente. Hagamos un partido más reivindicativo, donde el trabajo prevalezca sobre el poder. La gente tiene que saber que el PSOE es el partido que le va a solucionar sus problemas", ha indicado el exsenador, que ha pedido a los delegados que decidan "con corazón" qué partido quieren para sus hijos.