Marín asegura que no habrá ningún cambio en la Junta tras el 28A ni Cs pedirá nada más de lo que firmó con PP-A

434971.1.644.368.20190429131925
Vídeo de la noticia
Publicado 29/04/2019 13:19:25CET

SEVILLA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Junta y líder andaluz de Ciudadanos (Cs), Juan Marín, ha asegurado este lunes que los resultados de las elecciones generales que se han celebrado este domingo, y que han situado al partido naranja como segunda fuerza en Andalucía por delante del PP-A, no van a influir en el Gobierno andaluz, donde "no va a haber ningún cambio" ni Cs pedirá "absolutamente nada más de lo que firmó en el acuerdo de gobierno con el PP-A".

Marín se ha mostrado así de tajante en rueda de prensa, donde ha comparecido arropado por algunos de los diputados y senadores andaluces electos este 28A y otros cargos del partido, dejando claro que el cogobierno andaluz de 47 escaños que conforman el PP-A y Cs emanó de las urnas en las autonómicas el 2 de diciembre "y eso es lo que se ha firmado y Cs siempre cumple lo que firma".

Por eso, ha garantizado que Cs respetará el acuerdo con el PP-A "hasta que acabe la legislatura" y será así "por mucho que algunos se empeñen en mandar mensajes en otra dirección".

Si bien entiende que el resultado obtenido "avala la gestión" que está haciendo Cs en el Gobierno andaluz dado que el apoyo que recibe desde que se constituyó "ha crecido en 150.000 votos y pasa a ser la segunda fuerza política" de Andalucía, Marín ha asegurado que este resultado "nada tiene que ver con que vaya a haber ningún cambio dentro del Gobierno andaluz". "El escenario es tremendamente cristalino y quien quiera plantear otros fantasmas, que se vaya olvidando", ha apostillado.

Marín insistido en que hay que "encapsular" los resultados de cada proceso electoral en su ámbito de influencia porque "es diferente a nivel estatal, autonómico o municipal", de modo que el Gobierno andaluz "seguirá siendo el mismo que cuando firmamos el acuerdo PP-A y Cs".

Lo que teme que influya en Andalucía es la posibilidad de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "dirija la economía", en caso de pactar Unidas Podemos y el PSOE para formar Gobierno, porque "nos preocupa la reforma del sistema de financiación autonómica y que se pongan en manos de independentistas como ERC o PNV" pues eso, ha avisado, "va a influir en los recursos que reciba Andalucía".

Con todo, Marín ha desvelado que le han telefoneado para felicitarle por los resultados cosechados por Cs tanto el presidente de la Junta, Juanma Moreno, como el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, mientras que del PSOE-A el único dirigente que se ha dirigido a él ha sido el delegado de Universidades del PSOE-A y diputado autonómico, Antonio Ramírez de Arellano.

ANIMA A VOX A SER "ÚTIL"

Sobre el resultado de Vox, ha recomendado a sus dirigentes a que "entiendan el mensaje" de las urnas que no es otro, en su opinión, que "si no eres útil para los ciudadanos, te castigan". Asimismo, tras apuntar que a día de hoy las relaciones con el grupo parlamentario en Andalucía son de "extrema normalidad", el vicepresidente cree que dicha actitud "no cambiará" por los resultados del 28A.

"Espero que otros aprendan de los resultados y se den cuenta de que cuando hablamos de Andalucía y de presupuestos para mejorar los servicios públicos, deben arrimar el hombro con la misma humildad que lo hizo Cs desde la oposición", ha sostenido antes de confiar en que haya "normalidad" en el Parlamento "y que se hable de las cosas que afectan a Andalucía".

Y es que, "si siguen hablando de la ley de violencia de género o de la de igualdad y de cuestiones que no van a afectar porque no se van a cambiar, porque no vamos a dar ni un solo paso atrás en Andalucía en derechos, seguramente irán en la dirección equivocada y no serán útiles para los andaluces", ha advertido.

APOYAR AL PSOE SERÍA "UNA TRAICIÓN"

Entretanto, Marín ha insistido en descartar que Cs pueda pactar con el PSOE a nivel estatal pues "los cuatro millones de españoles que nos han votado lo han hecho para que Pedro Sánchez saliera de Moncloa", de modo que acordar con los socialistas "sería una traición" hacia el electorado de Cs.

Cree que esta es "una posición firme" en el seno de su partido, que va a la oposición en el Congreso porque "respetamos la voluntad de las urnas y Cs no gana en los despachos". Además, ha defendido que Albert Rivera es "el líder indiscutible de la oposición" tras los resultados que ha cosechado Pablo Casado para el PP, de lo que cree que tendrá que dar explicaciones.

Sobre la influencia que pueda tener en el escenario postelectoral de las elecciones municipales de mayo que Cs esté cerrado a llegar a un acuerdo con el PSOE a nivel nacional, Marín ha defendido que "hay que encapsular cada proceso electoral en lo que es", al mismo tiempo que ha explicado que en clave local "hay que hablar de proyectos para las ciudades y de personas dentro de las ciudades". "Si los proyectos son coincidentes y con las personas hay capacidad de entenderse, habrá que llegar a acuerdos", ha aclarado.

CS, REFERENCIA PARA EL 26M

Con todo, Marín se ha mostrado convencido de que, en virtud de los resultados del 28A, Cs "es la referencia para el conjunto de la sociedad andaluza de cara a las municipales, que se presentan muy reñidas", de modo que ha vaticinado que tras la cita del 26M gobernarán "en muchas ciudades". "Ése es el gran reto, ser capaz de seguir consolidando este proyecto político liberal, de centro y progresista", ha dicho.

Además, ha subrayado que la formación naranja aporta ahora al proyecto nacional de Cs once diputados y dos senadores más, uno por Cádiz y otro por Sevilla, que se suman a los dos que ya obtuvo la formación naranja por designación autonómica el 2D. En ese sentido, Marín ha reconocido que se siente "especialmente satisfecho" porque ahora "las ocho provincias andaluzas estarán representadas en el Congreso de los Diputados a través de Cs".

En cuanto al peso estatal, el líder andaluz ha destacado que su partido se sitúa como tercera fuerza, así como ha señalado el reto que tienen por delante para conseguir en las próximas generales representación en Navarra y País Vasco, únicas comunidades donde Cs no ha logrado ningún escaño.

Contador