Más de 1.000 personas se concentran contra el "cierre" y la "privatización" de las lavanderías del SAS

Publicado 13/08/2019 15:16:56CET
Concentración contra el cierre del servicio de lavandería en los hospitales públicos en el Hospital Juan Ramón Jiménez
Concentración contra el cierre del servicio de lavandería en los hospitales públicos en el Hospital Juan Ramón JiménezCCOO

SEVILLA, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

Más de 1.000 personas, según los organizadores, han secundado en la mañana de este martes "de forma masiva, y pese a ser periodo estival", las concentraciones convocadas en los hospitales públicos de Andalucía por la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO-A contra el cierre de la lavandería del Hospital Universitario Virgen de Valme de Sevilla, y la "privatización" y "cierre" de este servicio en el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Aunque el origen de este conflicto radica en Sevilla, el sindicato ha hecho extensible esta convocatoria a todos los hospitales de Andalucía, dado que asegura que la "política privatizadora" de la Administración sanitaria, que "confirma su falta de voluntad" para negociar, se está aplicando en otros centros con lavanderías y que afectará a un total de 685 profesionales de lavandería y planchado.

Asimismo, según los datos que la organización sindical ha indicado en una nota de prensa, de un total de 34 hospitales andaluces con lavanderías, 22 no desarrollan "plenamente" las tareas de lavado y planchado, es decir, un 65 por ciento, y se limitan a la recepción y distribución de la ropa.

Por provincias, en Almería se han movilizado 100 personas en el Hospital Univesitario Torrecárdenas y 50 en el Hospital La Inmaculada de Huércal Overa, mientras que en Cádiz han sido 30 en el Hospital Universitario de Puerto Real, 25 en el Hospital de San Carlos, 20 en el Hospital Universitario de Jerez de la Frontera, 30 en el Hospital de La Línea de la Concepción, 100 en el Hospital Puerta del Mar y 35 en el Hospital Punta Europa.

En Córdoba ha habido 300 personas en el Hospital Univesitario Reina Sofía; en Granada, 60 en el Hospital Virgen de las Nieves; en Huelva, 100 personas en el Hospital Juan Ramón Jiménez y 100 en el Hospital Riotinto; en Jaén, 60 en el Complejo Hospitalario, 70 en el Hospital de Linares y 50 en el Hospital de Úbeda; en Málaga, 100 personas en el Hospital Materno-Infantil, y en Sevilla 150 en el Hospital Universitario Virgen de Valme y 50 en el Hospital Universitario Virgen del Rocío.

También la Federación de Servicios Públicos de UGT-A ha estado presente en las movilizaciones y ha expresado su más "enérgica protesta" por la "incapacidad" de la Junta de Andalucía de negociar, la "facilidad para cerrar el servicio de lavandería del Valme" y "plantear de forma encubierta la centralización de laboratorios y plataformas provinciales", lo cual significa "un duro ataque contra los servicios públicos y una clara intención de aplicar políticas externalizadoras y reductoras de servicios públicos".

En este sentido, UGT-A ha subrayado en un comunicado que si las políticas de este nuevo Gobierno van por "este camino", les van a tener enfrente. "Son muchos años los que nos ha costado tener unos servicios públicos de calidad para que ahora de forma unilateral y sin más excusas que el supuesto ahorro económico comiencen a eliminar, centralizar o externalizar servicios", ha criticado.

ADELANTE ANDALUCÍA PIDE QUE NO SE CIERRE LA LAVANDERÍA DEL VALME

El parlamentario por Sevilla de Andalente Andalucía Ismael Sánchez, que ha participado en las movilizaciones, ha censurado este martes que la Consejería de Salud y Familias pretende "desmantelar" el servicio de lavandería de este hospital "para privatizarlo", un hecho que, de materializarse, supondría a su juicio imcumplir los acuerdos firmados con los sindicatos.

En un comunicado, Sánchez ha reprochado que la Junta "utiliza agosto para acabar con una prestación pública" que se viene realizando desde el propio hospital, poniendo como "excusa" el deterioro de instalaciones y obsolescencia de la maquinaria.

Ha calculado que este cierre afectará a 22 trabajadores que "podrían ver en peligro sus puestos y a la calidad del servicio", toda vez que considera que "lo que realmente se persigue con esta medida es seguir privatizando la sanidad pública", y teme que este sea el primero de muchos hospitales que van a ver "desmantelado" el servicio de lavandería si no se evitamos.

Así las cosas, ha animado a los empleados a movilizarse y luchar contra las políticas que quieren acabar con lo público. "La lucha es el único camino para frenar las políticas privatizadoras y mercantilistas del Gobierno", ha remarcado, antes de comprometerse a solicitar en la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía los informes técnicos que avalan esta decisión, ya que teme ni siquiera existan y que esta resolución responda a "otro tipo de intereses". Del mismo modo, solicitará los estudios de calidad, de impacto laboral y económico que acredite la decisión tomada por parte del SAS.

Contador

Para leer más