Más de 616.000 personas padecen depresión en Andalucía, la comunidad autónoma con más población afectada

Publicado 25/06/2019 19:21:56CET
Lundbeck celebra los 'Diálogos de Escucha Activa: #VivirConDepresión' en Córdoba
Lundbeck celebra los 'Diálogos de Escucha Activa: #VivirConDepresión' en CórdobaLUNDBECK

CÓRDOBA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Lundbeck, en el marco de su campaña de concienciación Rethink Depression, ha celebrado este martes en Córdoba los 'Diálogos de Escucha Activa: #VivirConDepresión' para impulsar el conocimiento sobre la depresión, trabajar contra el estigma social y compartir experiencias, donde se ha puesto de manifiesto que más de 616.200 personas sufren depresión en Andalucía, la comunidad autónoma con más población afectada.

Según ha indicado Lundbeck en una nota, dichos datos se extraen de los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud de España y sitúa a la comunidad andaluza como la región de España con más población afectada por este problema de salud mental.

La depresión es una enfermedad compleja, multidimensional y heterogénea, que se manifiesta a nivel emocional, físico y cognitivo dificultando el desarrollo de las actividades cotidianas. En muchos casos, conlleva un estigma para las personas que la sufren y es aún una gran desconocida para la sociedad, a pesar de ser una de las primeras causas de incapacidad en todo el mundo.

El encuentro, que ha contado con el apoyo de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en Andalucía, el Colegio Oficial de Médicos de Córdoba y la Sociedad Española de Urgencias Psiquiátricas (Sedup), pretende dar a conocer la depresión como un trastorno que va más allá del estado de ánimo, en un formato de intercambio de conocimiento entre varios agentes del ámbito de la salud mental y social, quienes han abordado la importancia de un diagnóstico precoz de la depresión para la recuperación funcional completa del paciente.

Se estima que alrededor del 50 por ciento de los pacientes con depresión no llega a ser tratado correctamente y que hay al menos un 30 por ciento de personas afectadas a las que no se les ha diagnosticado el trastorno. Para reducir esta tasa de infradiagnóstico es fundamental el papel de los médicos de atención primaria, que por la cercanía, accesibilidad y atención continuada a lo largo de la vida se encuentran en la mejor posición para la identificación precoz de posibles casos.

"Nos encontramos con personas que llegan a la consulta confundidas y, más que un diagnóstico o un tratamiento, solicitan consejos médicos para superar una circunstancia que no saben manejar", ha señalado en el encuentro el doctor Rafael Ángel Castro, médico de familia y responsable de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en Andalucía.

Igualmente, ha afirmado que "es por ello que la atención primaria tiene un papel fundamental para detectar cuadros depresivos, ya sea a través de las vivencias significativas expuestas por el paciente, de su predisposición genética o por la alta frecuencia de visitas debido a fatiga, los cambios de peso, las cefaleas o epigastralgia --dolor de estómago-- que en realidad enmascaran un proceso depresivo".

La banalización del término depresión también preocupa a los expertos quienes han destacado durante la jornada que "se tiende socialmente a denominar depresión a sentimientos de irritabilidad, ansiedad o tristeza, cuando realmente corresponden a estados de ánimo o épocas vitales pasajeras y breves".

Así lo ha expresado la doctora Carmen Prada, médico psiquiatra responsable del Área de Salud Mental del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, con una larga trayectoria de actividad asistencial directa en consulta y hospitalización.

"SÍNTOMAS COGNITIVOS"

"La depresión conlleva síntomas cognitivos que van más allá de un sentimiento de tristeza o desánimo, como son las dificultades de atención y concentración, de memoria, de toma de decisiones y planificación que se convierten en complicaciones para el desarrollo del día a día del paciente", ha dicho Prada.

Los prejuicios sociales y el estigma que pesa sobre el enfermo son dos de los motivos por los que muchas personas se resisten a revelar que padecen depresión en su entorno laboral o social. En palabras de Paloma Ruiz, responsable del Aula de Salud Mental de la Escuela de Pacientes de Andalucía.

"En nuestra sociedad, las enfermedades mentales más comunes se entienden como debilidad y conseguir normalizarlas es nuestro reto. La inclusión o reincorporación al mercado de trabajo, así como la actitud de los compañeros, amigos y familiares tienen una gran importancia para la recuperación de los pacientes", ha recalcado Ruiz.

VISIÓN INTERDISCIPLINAR

Otro de los temas que se ha tratado durante la jornada es la necesidad de abordar los casos de salud mental con una visión interdisciplinar, integrada por profesionales de diferentes categorías profesionales y niveles asistenciales, para la detección precoz de la depresión y, sobre todo, para la prevención del suicidio. El riesgo de suicidio es 20 veces superior en los pacientes con depresión frente a la población general, convirtiéndolo en la principal y más grave complicación de la enfermedad.

"Si entendemos mejor la enfermedad y compartimos con la sociedad todas las implicaciones que tiene, podremos hacer más llevadera la vida del paciente con depresión y colaborar en su recuperación", ha destacado Sara Montero, directora de la Unidad de Negocio de Sistema Nervioso Central de Lundbeck Iberia.

"Con este ciclo de diálogos pretendemos abrir una ventana al conocimiento a través del intercambio de experiencias de todos los actores implicados, desde el propio paciente a la administración pública, pasando por los profesionales sanitarios y las asociaciones de pacientes", ha apostillado Montero.

Contador
Francisco Javier Imbroda Ortíz

Francisco Javier Imbroda Ortíz

Consejero de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía

19/07/2019

Patrocinado por