Publicado 16/08/2022 14:39

El SAS atiende 96 casos de pinchazos para la sumisión química, nueve de ellos en hombres

Archivo - Decenas de personas asisten a una fiesta en una discoteca, foto de archivo
Archivo - Decenas de personas asisten a una fiesta en una discoteca, foto de archivo - Germán Lama - Europa Press - Archivo

SEVILLA, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha atendido hasta este martes 16 de agosto 96 posibles casos de pinchazos para la sumisión química en Andalucía, 87 de ellos en mujeres y nueve en hombres.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la Consejería de Salud y Consumo, que han precisado que en Cádiz es donde más casos se han atendido con un total de 38, seguida de Huelva con 16; Sevilla, con diez; Málaga, con otros diez; Granada con nueve; Almería con siete; Córdoba con cuatro; y Jaén, que hasta ahora no había registrado casos, con dos.

De entre los casos atendidos, en la provincia de Almería dos han sido hombres, con otros dos en Granada y Huelva, respectivamente. En Cádiz, Málaga y Sevilla se ha atendido a un varón en cada una de ellas.

La Junta de Andalucía, a través de las consejerías de Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa; Salud y Consumo; Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad y de Justicia, Administración Local y Función Pública, informó este pasado domingo que ya ha puesto en marcha el protocolo de actuación ante sospecha de sumisión química por objeto punzante.

Estas áreas han trabajado conjuntamente en la actualización del procedimiento ya existente --el Protocolo de Actuación y coordinación sanitaria ante agresiones sexuales en Andalucía 2020-- como consecuencia de las agresiones que se han producido en las últimas semanas. El texto anterior, ya incluía la actuación sanitaria en caso de sospecha por sumisión química.

El nuevo texto, que recoge los casos actuales por objeto punzante, recuerda que estos 'pinchazos' son agresiones y constituyen un delito, que conllevan la emisión de un parte de lesiones y una atención sanitaria urgente, ante la posible situación de sumisión química asociada al pinchazo.

En concreto, el protocolo establece un procedimiento ante las agresiones por 'pinchazo' con o sin agresión sexual y un diagnóstico de sospecha por sumisión química. Asimismo, ofrece la respuesta médico-legal oportuna que garantice los derechos de la víctima y una guía de procedimiento a nivel extrahospitalario definiendo los pasos a seguir y la documentación legal imprescindible.

Así, una vez atendida a la víctima en urgencias de centros hospitalarios y atención primaria o a través del servicio de emergencia 112, se le tomarán muestras que serán custodiadas en laboratorios de análisis clínicos o áreas encargadas para tal fin. Posteriormente, serán enviadas al Instituto Nacional de Toxicología.

Además, entre otras medidas, el protocolo contempla el ofrecimiento de apoyo psicológico y legal para las víctimas de estos actos delictivos.

Por su parte, la Consejería de Justicia recuerda la importancia de que las víctimas denuncien de manera inmediata este tipo de agresiones, para activar los procesos necesarios en el ámbito de la Administración de Justicia.