Luz verde de la Junta para reanudar la explotación de Minas de Alquife

Actualizado 21/09/2015 14:36:21 CET

La reapertura de la explotación minera supondrá la creación de 350 empleos directos, 700 indirectos y una inversión privada de 250 millones

   GRANADA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, José Sánchez Maldonado, se ha reunido este lunes con representantes de Minas de Alquife y con los alcaldes de la comarca, para anunciarles que la Junta de Andalucía ha culminado la fase de trasmisión de los derechos mineros del yacimiento de Alquife, lo que permitirá volver a reabrir esta explotación de minería metálica de la provincia de Granada, algo que está previsto para finales de 2016 o inicios de 2017, según ha indicado el presidente de Minas de Alquife, Juan Ramón García.

   Según los cálculos de la propia empresa, se prevé que la reapertura de la mina, prevista para finales de 2016, suponga la creación de 350 puestos de trabajo y otros 700 empleos indirectos, gracias a una inversión estimada de 250 millones de euros en la comarca.

   Sánchez Maldonado ha señalado que el proceso administrativo para la reapertura de la mina granadina ha sido "complejo", y ha tenido que superar numerosos trámites legales para que sea posible su puesta en marcha "con las máximas garantías de seguridad y sostenibilidad económica, social y medioambiental".

   No obstante, el consejero ha alabado tanto a los técnicos de la Administración autonómica que han intervenido en el proceso, como a la empresa y a los otros organismos autonómicos que han participado, cuyo trabajo conjunto y coordinado "ha permitido trabajar con solvencia y con la máxima agilidad dentro de los plazos y requisitos legales exigidos".

   Entre los trámites legales y administrativos que se han tenido que superar desde el año 2011, cuando Minas de Alquife dio el primer paso que le permitiese reabrir la explotación, están entre otros la autorización y desarrollo de la fase de investigación para concretar las reservas existentes; la presentación del proyecto de explotación; la aprobación de la Autorización Medioambiental Unificada; la formalización de un contrato con ADIF para aprovechar un antiguo ramal de vía para transportar el mineral; la constitución de una garantía financiera de restauración medioambiental de 2,78 millones de euros; la memoria financiera del proyecto y la suscripción de una póliza de garantía social.

MINERÍA EN GRANADA Y ANDALUCÍA

   La futura reapertura de la explotación de Minas de Alquife, tras 20 años clausurada, supondrá para Andalucía y Granada recuperar el que fue uno de los yacimientos de hierro más importantes de Europa. Está previsto que, tras su puesta en marcha a finales de 2016, alcance una producción de cuatro millones de toneladas de mineral al año.

   Este yacimiento será el único de minería metálica en la provincia de Granada, y se unirá a otras 78 explotaciones existentes en la provincia de árido y roca ornamental. Según ha destacado Sánchez Maldonado, si se suman todos los empleos directos e indirectos que están generando las explotaciones de minería metálica que se encuentran abiertas, o están en distintas fases previas de reapertura, suponen en total unos 10.000 puestos de trabajo en Andalucía.

   Con Alquife, serán ya cinco las minas que han reanudado su explotación en Andalucía, recordó el consejero. En concreto se trata de las explotaciones mineras de Huelva de Aguas Teñidas, Riotinto y Sotiel Coronada, y la de la provincia de Sevilla de Cobre Las Cruces.

   Según ha explicado Juan Ramón García, este proyecto "lleva unos años trabajando con decisión por parte de los servicios técnicos de Minas de Alquife" y ha asegurado que "por parte de las empresas que nos han ayudado, asesores o proveedores de servicios, ha habido un trabajo prolijo intenso y profesional", además de un trabajo "riguroso" de los funcionarios.

   De esta forma, ha valorado que "se trata de un proyecto extraordinariamente complejo que ha tenido un trámite dilatado, aunque no tanto si se mira la complejidad de otros proyectos", aunque insiste en sentirse "muy satisfecho por cómo se ha organizado el trabajo, más allá de que nos hubiera gustado que hubiera tardado un poco menos". En ese sentido, ha explicado que "a veces hemos tenido errores materiales, como consecuencia de los cuales ha habido uno o dos meses de retraso".

   Por ello, ha celebrado y agradecido "la culminación de la primera fase, una excelente noticia, absolutamente decisiva para el proyecto, pues sin esta fase no hay proyecto, ya que el otorgamiento de las concesiones mineras era una condición 'sine qua non' para poder continuar".

   Ha precisado que el trabajo que queda por hacer "no es poco, pues ahora estamos ante la hora de la verdad", donde "tenemos que hacer cumplir con lo que habíamos dicho que íbamos a hacer, con lo que las administraciones nos han sugerido que introduzcamos en nuestro proyecto y empezar a desarrollar ahora que somos concesionarios las labores propias del concesionariado minero".

   García ha explicado que ahora deberá tomar muestras "para hacer algunos análisis o ensayos complementarios para tratar el mineral, hacer sondeos geológicos para comprobar el excelente trabajo previo de nuestros técnicos y complementar alguna información; además de hacer ensayos geotécnicos".

   Asimismo, prevé llevar a cabo una "complicada" negociación con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir "para el tratamiento de la masa de agua, algo importante con lo que nos vamos a tener que enfrentar", y, aunque reconoce que la CHG "ya conoce el proyecto, una cosa es informar para otros y otra que ellos concedan".

   Además, tendrán que hablar con los inversores y accionistas "actuales y futuros" para que "decidan ahora" y "se animen más de lo que están", algo que espera que ayude la cotizaciones de los minerales. Ha recordado que se ha valorado el proyecto a través de expertos internacionales y ajenas a minas de Alquife de cara a obtener la certificación".

   Tras insistir en que se trata de un proyecto "complejo" y de un trabajo "intenso", Juan Ramón García espera que "si las cosas van bien en el segundo trimestre de 2016 o primer trimestre de 2017 podríamos estar embarcando mineral por el puerto de Almería, y si no, a lo largo de 2017".

   Además, ha indicado que "empezará a haber actividad a finales de este año o inicios del próximo, una vez que se adecue el proyecto de explotaciones a las prescripciones que nos piden en la concesión". Así, deben producirse unos primeros seis u ocho meses de trabajo de adecuación, investigación, preparación de la explotación, para, a finales de 2016 o inicios de 2017, poder empezar a extraer mineral.

TRANSPORTE DE MINERAL

   García, que ha resaltado la "máxima colaboración" con ADIF, ha anunciado que en materia de transporte existe una oferta de un consorcio de tres empresas de relevancia nacional para sacar el mineral de la mina.

   Así, ha explicado que "se podría hacer en contenedor desde la mina a Gádor a través de ferrocarril, y de Gádor a Almería en camión, o por camión directamente hasta el puerto de Carboneras y una vez allí habría que adecuar o adaptar un sistema para que sea compatible con las maquinas y grúas del puerto", según la oferta que está sobre la mesa.

   Asimismo, en el plan comercial "actualmente no hay expectativas ni precontratos por el momento" para este proyecto, con un plazo de 20 a 25 años.

 

Para leer más