Actualizado 08/01/2007 15:49 CET

El teléfono de la Junta de Atención a las Personas Mayores recibió más de 270 denuncias en 2006

La mayoría de las demandas fueron por supuestos casos de negligencia en el cuidado o de abandono de los mayores por parte de la familia

SEVILLA, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Teléfono de Atención a las Personas Mayores recibió un total de 500 llamadas durante 2006, de las cuales 279 denunciaban situaciones de presunto maltrato o quejas sobre el funcionamiento de centros de mayores, lo que supuso un incremento del 72 por ciento en el número de llamadas respecto a 2005, registrándose también 116 denuncias más.

En un comunicado remitido a Europa Press, Igualdad y Bienestar Social informó de que este servicio se facilita de manera "directa" y "personalizada", las 24 horas del día los 365 días al año, información de los servicios y recursos existentes en Andalucía dirigidos a las personas mayores, al tiempo que favorece la detección de situaciones de riesgo que afecten a los mayores, a fin de disponer la intervención más adecuada en cada caso.

Del total de llamadas, un 41 por ciento las realizaron personas que prefirieron guardar el anonimato, un 26 por ciento eran vecinos de los mayores en situación de riesgo de maltrato, el 18 por ciento de familiares y el 15 por ciento restante de las mismas personas que se consideraban objeto de malos tratos. Además, tres de cada cuatro llamadas fueron realizadas por mujeres.

Por provincias, Sevilla acumuló el 32 por ciento de las denuncias realizadas, con un total de 91; seguida de Málaga (53), Granada (41), Cádiz (35), Huelva (18), Córdoba (17), Almería y Jaén (12 cada una).

Asimismo, los motivos de las llamadas fueron diversos, aunque destacaron las quejas sobre negligencia o abandono de los mayores por parte de la familia (46 por ciento), malos tratos físicos-psíquicos (38 %) y falta de atención o situación de presunto maltrato en centros de atención especializada (14 por ciento).

Las medidas requeridas para atender cada caso se canalizan desde la Dirección General de Personas Mayores a través de las Delegaciones Provinciales de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social, con la intervención de los servicios sociales comunitarios, la inspección de servicios sociales o, incluso, de la fiscalía.

Igualmente, la consejería informó de que desde la puesta en marcha de este servicio en 1999, se registraron un total de 2.129 llamadas, de las cuales 1.133 fueron catalogadas como denuncias.

El perfil medio de la persona mayor en riesgo de maltrato en su ámbito familiar es el de una mujer viuda, de más de 75 años, con alguna enfermedad crónica o progresiva, que depende de su cuidador y, en la mayoría de los casos, padece aislamiento social. En cuanto al perfil del presunto maltratador, suele ser familiar de la persona mayor, depende económicamente de la víctima, tiene antecedentes de violencia doméstica y sufre dependencia de alguna droga.