El acusado de matar a una mujer en Sevilla alega que sólo quería "inmovilizarla" y todo fue "culpa de la droga"

A disposición judicial el detenido por el crimen de una mujer en Parque Amate
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 26/11/2018 15:38:37CET

"No me podía creer que yo hubiese hecho una cosa así. Todo por culpa de la droga", ha enfatizado

SEVILLA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Miguel Ángel F.D., acusado de matar a una mujer en el parque Amate de Sevilla capital, intentar perpetrar una agresión sexual sobre ella y finalmente quemar su cadáver, ha defendido este lunes ante el jurado popular constituido para este caso que "en ningún momento" tuvo "la intención de matar" a la mujer y que le aplicó en el cuello una llave de artes marciales destinada al estrangulamiento de la víctima para "inmovilizarla" y que no se marchase del parque sin mantener la relación sexual que habían "acordado", a cambio de 20 euros y el consumo de sustancias estupefacientes.

Tal es la tesis que ha defendido Miguel Ángel F.D., durante la primera sesión del juicio celebrado por la Audiencia de Sevilla contra este hombre, para el cual la Fiscalía reclama 21 años y cinco meses de prisión por un delito de homicidio, otro de agresión sexual en grado de tentativa con la agravante de reincidencia y un último delito de profanación de cadáveres, toda vez que este hombre fue condenado en 2006 a nueve años y medio de cárcel por un delito de agresión sexual y en paralelo a este caso, se le atribuye una violación perpetrada en el parque de Tamarguillo un mes después de los hechos sometidos ahora a juicio.

Durante la vista oral, la fiscal encargada del caso ha relatado que los hechos se produjeron durante la noche del 27 de julio de 2017, después de que en 2015 el acusado acabase de cumplir la condena de nueve años y medio de cárcel que le había impuesto en 2006 la Audiencia de Badajoz por un delito de agresión sexual.

Según la fiscal, el acusado y la víctima, quien tenía un hijo, era adicta a las sustancias estupefacientes, mendigaba y ejercía la prostitución, "se conocían de vista" y acordaron mantener relaciones sexuales en el interior del parque Amate, con la premisa de que Miguel Ángel F.D. invitaría a la mujer a fumar una mezcla de cocaína y heroína y le entregaría 20 euros en efectivo.

Según el relato del Ministerio Público, ambos accedieron al parque y esperaron a la hora de cierre del mismo, tras lo cual se situaron en una "zona oculta" de dicho espacio público, fumaron el "rebujo" de cocaína y heroína previamente adquirido por Miguel Ángel F.D. y éste entregó a María del Pilar C.D. los 20 euros que habían acordado, guardando ella el dinero en su bolso.

Al llegar el momento de mantener relaciones sexuales, y con el acusado ya desnudo de cuerpo entero, la víctima del crimen se habría bajado los pantalones pero no el body, lo que había provocado "una fuerte discusión" entre ambos al interpretar Miguel Ángel F.D. que la mujer pretendía "engañarle" y marcharse del parque sin practicar sexo, pues la misma "se vistió e intentó marcharse del lugar".

Habría sido entonces cuando el acusado, "con evidente ánimo de mantener las relaciones sexuales por las que había pagado", asaltó a la mujer, "la agarró con su brazo por detrás del cuello, apretando hasta que la hizo caer al suelo", donde la mujer quedó tumbada boca arriba. Después de ello, y siempre según el relato de la fiscal, Miguel Ángel F.D. se habría sentado a horcajadas sobre la mujer y "siguió apretándole fuertemente el cuello con una mano mientras con otra la inmovilizaba", extremo que habría desencadenado la muerte de María del Pilar C.D. por asfixia.

FUMANDO "HASTA EL AMANECER" JUNTO AL CADÁVER

El acusado, siempre según el Ministerio Público, habría desnudado a la mujer bajándole los pantalones y subiendo su body para intentar penetrarla, si bien "desistió al comprobar que había fallecido". A continuación, prosigue el relato de la fiscal, Miguel Ángel F.D. se hizo con los 20 euros que previamente había entregado a la víctima, abandonó el parque, compró más droga y regresó al lugar del crimen, donde estuvo "sentado y fumando" los estupefacientes "hasta el amanecer.

Entonces, sostiene la Fiscalía, el acusado se sirvió de una sábana o manta que habían usado para "cortar el viento" mientras fumaban la droga, para cubrir el cadáver" y prender fuego al mismo con el fin de "ocultar cualquier vestigio biológico", abandonando después el parque Amate.

El acusado, según la Fiscalía, "mató a Pilar porque se resistió a tener relaciones sexuales" y "sabía lo que hacía", con lo que no se trató de ningún "accidente". Es más, la fiscal ha aseverado que Miguel Ángel F.D. actuó sin "merma" alguna de sus facultades por las drogas o anomalías psicopatológicas.

El abogado defensor del acusado, de su parte, ha expuesto que el mismo "ha reconocido totalmente" la autoría del crimen (acontecido un mes después de la presunta violación que se le atribuye en el parque del Tamarguillo) y colaboró con la Policía en la reconstrucción de los hechos, exponiendo que no consumó la "agresión sexual" y que en los acontecimientos inciden "factores que los alejan de un homicidio deliberado", como el consumo de estupefacientes. A su entender, Miguel Ángel F.D. actuaba bajo el influjo de las drogas y cuando "intentó continuar con lo que habían pactado se le fue la mano y puso fin a la vida" de María del Pilar C.D.

Y a la hora de prestar declaración, Miguel Ángel F.D. ha expuesto que consumía drogas "desde los 14" años y que conocía a la víctima de "coincidir" en los lugares donde ambos compraban droga, detallando que antes de encontrarse con Pilar C.D. había tomado ya dos pastillas de anfetaminas, una sustancia que le genera "desórdenes y un barullo en la cabeza", y que esa noche había comprado unos "tres gramos" de mezcla de cocaína y heroína por unos 300 euros.

Según ha relatado, tras pactar con la víctima que le entregaría 20 euros y la invitaría a fumar las drogas a cambio de una relación sexual, ambos se dirigieron al parque Amate, donde tras ser cerrado el recinto él se desnudó completamente y ella se despojó de sus pantalones pero no del body y comenzaron con una serie de "tocamientos". No obstante, la mujer se habría "quejado" de la situación ante el temor de que los guardias del parque les descubriesen, tras lo cual "se puso los pantalones" y se dispuso a "marcharse" pese a lo "acordado".

Entonces, y según el acusado, asaltó a la mujer por la espalda y aprisionó su cuello entre sus brazos mediante la llave de artes marciales bautizada como "mata león", si bien Miguel Ángel F.D. ha defendido que con esta técnica de artes marciales sólo pretendía "inmovilizar" a la mujer para que "cumpliese lo pactado" en lugar de marcharse, negando incluso que hubiese discutido con ella. "En ningún momento tuve la intención de matarla", ha sostenido, insistiendo en que no pretendía "que ocurriera lo que ocurrió", en alusión a la muerte de María del Pilar por asfixia.

Según sus palabras, si bien tras reducir a la mujer le bajó los pantalones y le levantó el body, no llegó a intentar penetrarla porque comenzó a darse cuenta de que "había fallecido", tras lo cual se puso sobre ella pero para "moverle la cabeza" en un intento de que "reaccionase". Tras asumir la muerte de la mujer, según el acusado, fumó junto al cadáver la parte restante del rebujo de drogas, recuperó los 20 euros que habría entregado a la víctima del crimen y tras hacerse con más estupefacientes, regresó al lugar del crimen y fumó los mismos junto al cadáver porque no "creía lo que acababa de hacer y no tenía la cabeza" en su "sitio".

"No me podía creer que yo hubiese hecho una cosa así. Todo por culpa de la droga", ha enfatizado, exponiendo que si bien no sabe "por qué" prendió fuego al cadáver, no fue con la intención de "destruir" pruebas del crimen. Finalmente, este hombre condenado en 2006 por una agresión sexual y que afronta otra causa más por una violación cometida supuestamente un mes después de este crimen ha expuesto que durante su estancia en prisión provisional ha llegado a autolesionarse mediante cortes en los brazos y ha necesitado "antidepresivos, ansiolíticos y sedantes".