Actualizado 10/03/2007 13:00 CET

Los andaluces, con 670 euros anuales, son los que más gastan en su cesta de la compra en 'marcas blancas'

Los precios de los productos del distribuidor pueden ser entre un diez y un 50 por ciento más baratos que las marcas comerciales

SEVILLA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los hogares andaluces son los que más Marcas del Distribuidor (MDD) compran, a las que destinan un total de 670 euros anuales, frente a los 555 euros que el resto de españoles gastaron como media en 2006 en productos de alimentación y droguería de este tipo de enseñas, conocidas familiarmente como 'marcas blancas' y producidas por fabricantes para las cadenas alimentarias, que los envasan bajo su nombre.

Según un estudio realizado por TNS Benchmarking y consultado por Europa Press, los andaluces consumen, cada vez que acuden a los comercios, unos 13,2 euros en marcas propias, mientras que la media española suele emplear 10,8 euros. De hecho sus carros son los más llenos, adquiriendo unos diez productos en cada compra y su ticket --de unos 27,4 euros-- es el mayor entre todas las comunidades.

Por ello , los hogares de la comunidad andaluza son "los menos marquistas", ya que su cesta de la compra está compuesta, en un 33 por ciento, por estos productos y a ellos destinan hasta una tercera parte de su presupuesto. Asimismo, les reconocen "cierto status al otorgarles la misma calidad que a las grandes marcas".

A nivel nacional, cada hogar español gastó durante el pasado año una media de 1.896 euros en productos envasados de gran consumo para el abastecimiento del hogar, de los cuales un 29,2 por ciento fueron MDD, lo que supone medio punto más que en el cierre del 2005 --con un 28,6 por ciento--. Por su parte, Galicia es la comunidad con el menor desarrollo de las marcas del distribuidor con un 23,8 por ciento de participación de mercado en valor y un gasto de 470 euros anuales.

Así, en 2006 las marcas propias ganaron cuota en las tres principales secciones, Alimentación, Droguería y Perfumería, aunque es en este último en el que "siguen encontrando barreras para su crecimiento". De hecho, su participación sólo alcanzó el 4,7 por ciento del total del mercado frente al 28 por ciento obtenido en Alimentación o el 38 por ciento en Droguería. "Una menor base de consumidores junto con un menor gasto explican su desposicionamiento en los mercados de perfumería", según TNS.

UN TERCIO DE LAS VENTAS

Por otra parte, para cadenas comerciales como Carrefour, la MDD supone el 21 por ciento de las ventas, mientras que para Mercadona, uno de los supermercados con mayor presencia de marca propia --cuyos proveedores trabajan en exclusiva para la cadena-- esta cifra se eleva hasta el 35 por ciento.

En ese sentido, el precio de las MDD puede ser desde un diez a un 50 por ciento más barato con respecto a otros productos de similares características pero con marca reconocida. Las cadenas comerciales han encontrado en este segmento un mecanismo de fidelización y control de sus ventas, ofreciendo una buena relación calidad-precio conseguida mediante la eliminación de los costes publicitarios o de márketing.

La cantidad de estos productos en los lineales de venta varía en función de la política de la empresa, como es el caso de Carrefour en el que, según apuntaron fuentes de la cadena, "el número de MDD que se ofertan respeta siempre una cuota para permitir que el comprador pueda optar entre diferentes productos". En total, las 'marcas blancas' facturaron en 2006 unos 8.422 millones de euros, lo que supone dos puntos más con respecto a 2005.

CONGELADOS ANTE LA FALTA DE TIEMPO

Los congelados son uno de los sectores con mayor cuota de mercado de MDD, con un 33 por ciento, por detrás de las conservas --un 40,9 por ciento-- y las leches y batidos --32,6 por ciento--, según el último Anuario de la consultora AC Nielsen. A este respecto, TNS detalló que el pescado y el marisco representan la mitad de la cesta de la compra de productos congelados envasados.

Precisamente los hogares sevillanos --junto a los barceloneses y madrileños-- son, según la mencionada fuente, los que más consumen productos congelados envasados, especialmente aquellos con hijos, de clases altas y de zonas metropolitanas "con un denominador común basado en la falta de tiempo y en la preocupación por el cuidado de la salud".