Actualizado 05/05/2013 13:16 CET

El Banco de España analiza desde este lunes la solvencia de Caja Rural de Extremadura y Grupo Cooperativo por separado

SEVILLA, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Técnicos inspectores del Banco de España analizarán desde este lunes la solvencia de Caja Rural de Extremadura y el Sistema Institucional de Protección (SIP) Grupo Cooperativo Ibérico --formado por Caja Rural del Sur y Caja Rural de Córdoba-- por separado, después de la rural extremeña anunciara su intención de abandonar el Grupo Cooperativo Ibérico, decisión tomada de "mutuo acuerdo" entre las partes.

Fuentes financieras del sector han explicado a Europa Press que desde este lunes serán los técnicos del Banco de España los que analicen la solvencia de la separación de Caja Rural de Extremadura del SIP, de forma que deberá analizar la solvencia de la rural extremeña y del Grupo Cooperativo Ibérico por separado.

Las fuentes han indicado que se mirará la solvencia que las entidades poseían en años anteriores a la operación de SIP.

Hace varias semanas, la entidad Caja Rural de Extremadura abandonará el Grupo Cooperativo Ibérico de "mutuo acuerdo" entre los integrantes del SIP que conforma junto con y "sin penalización de tipo alguno".

De este modo se estipula en un protocolo de intenciones firmado entre las tres citadas entidades.

La salida del SIP por parte de la entidad extremeña deberá ser permitida de forma definitiva por el Banco de España, después de que aquélla presente un plan de viabilidad propio.

Este SIP se constituyó hace tres años a instancias de Caja Rural de Extremadura, que inició las conversaciones con Caja Rural del Sur, a las que más tarde se incorporaría Caja Rural de Córdoba. Las fuentes han indicado que desde un comienzo se acordó que la integración se realizaría bajo la modalidad de un acuerdo contractual de integración constitutivo de un Sistema Institucional de Protección (SIP), que respeta la personalidad jurídica y la marca de las tres entidades fundadoras.