Publicado 04/06/2020 17:53CET

Campaña en Utrera (Sevilla) para que los jóvenes dejen las cachimbas ante el Covid: "Es muy peligroso. No tiene sentido"

Fachada del Ayuntamiento de Utrera
Fachada del Ayuntamiento de Utrera - EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE UTRERA - Archivo

SEVILLA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde del municipio sevillano de Utrera, José María Villalobos (PSOE), ha presentado este jueves una campaña con un vídeo dirigido a la población juvenil en la que se les insta a que dejen las cachimbas, ya no sólo por lo que éstas suponen para la salud, sino también por lo que implica compartirlas teniendo en cuenta que se está en estado de alarma por la pandemia del coronavirus.

"Fumar en cachimbas en estado de alarma, después más de 27.000 muertos, de un durísimo confinamiento, de una situación económica muy complicada, no tiene sentido", ha afirmado el alcalde, que ha llamado a los jóvenes utreranos a que se sumen a la lucha y se conviertan en una generación libre de tabaco.

Así, ante la celebración del Día Internacional sin Tabaco, ha explicado que es vital informar y concienciar sobre los efectos "nocivos y letales de fumar y de la exposición pasiva al humo, sobre todo entre los más jóvenes, a los que hay que disuadir de que consuman tabaco en todas sus formas: cigarros, cigarrillos electrónicos, vapeadores, cachimbas".

El lema elegido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Día Internacional sin Tabaco 2020 es 'Proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria y prevenir su consumo de tabaco y nicotina", un marco en el que Villalobos hace especial hincapié en el consumo de cachimbas, que son consideradas como productos "de iniciación" por la industria tabaquera, es decir, favorecen la captación de futuros consumidores.

Subraya que las cachimbas conllevan una serie de riesgos añadidos para la salud de los adolescentes que van "mas allá del hecho en sí de fumar". Algunos de estos riesgos, tal como detalla, son consumir productos comprados en establecimientos no autorizados de los que se desconoce su composición y la procedencia de las sustancias que contienen, los elementos de combustión que se usan para calentar el agua aportan elementos tóxicos añadidos y se absorbe una mayor cantidad de nicotina por lo que acelera la dependencia.

Además, agrega que el consumo suele ser colectivo, lo que conlleva que la inhalación de humo sea "mucho mayor en una sola sesión, correspondiendo comparativamente, al humo de unos 100 cigarrillos", a la par que compartir boquillas y mangueras aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas graves como por ejemplo la tuberculosis, la hepatitis, la mononucleosis (enfermedad del beso), herpes y, por supuesto, el contagio por coronavirus.

"Debido a la grave pandemia por brote de Covid-19, es altamente peligroso fumar y compartir cachimbas y estar en espacios donde se estén consumiendo. Los especialistas sanitarios alertan que cualquier persona sana que inhale el aire expirado por un fumador infectado con este virus, aumenta exponencialmente el riesgo de ser contagiado por el virus", concluye.

Para leer más