Actualizado 28/06/2007 16:15 CET

Colegas dice que este 28-J "la asignatura pendiente de la Junta" es normalizar al colectivo LGBT a través de Educación

Pide al Gobierno andaluz que la asignatura de Ciudadanía incluya la diversidad sexual y le demanda ayuda para informar en el ámbito rural

SEVILLA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales Colegas, Antonio Ferre, afirmó hoy, día del Orgullo Gay, que la situación del colectivo LGBT en Andalucía "es buena" aunque la Junta tiene aún como "asignatura pendiente" el ayudar a normalizar su situación a través de la Educación.

En declaraciones a Europa Press, Ferre pidió a la administración autonómica "que colabore más con Colega, sobre todo en materia educativa, especialmente ahora que están debatiéndose los contenidos de Educación para la Ciudadanía". A este respecto, rechazó las críticas "de quienes creen que esta asignatura promociona la homosexualidad, cuando simplemente la recoge".

Según dijo el presidente de Colegas, la Consejería de Educación no incluía entre los contenidos previstos para esta materia el hecho homosexual, si bien, después de que la federación pidiera que este asunto se incorporara, finalmente incluirá los nuevos modelos familiares.

Igualmente, Ferre solicitó a la Junta que ayude a la entidad a "trabajar para erradicar las fobias que en el mundo rural existen contra el colectivo LGBT, a causa de desinformación, especialmente en los municipios de menos de 20.000 habitantes".

De otro lado, se refirió también a la necesidad de visualizar más al colectivo lésbico y transexual, ya que "no existen referentes públicos, de modo que cuando se habla de homosexualidad sólo se piensa en hombres".

ENTRE 400 Y 1.000 BODAS ANDALUZAS

En cuanto al segundo aniversario de la reforma del Código Civil para permitir las bodas entre personas del mismo sexo, Ferro indicó que Andalucía, que es la primera comunidad en número de habitantes, es la tercera en número de bodas, con casi 400 enlaces. Atribuye este desfase a que en Andalucía "el mundo gay es más pobre, ya que muchos homosexuales se trasladaron en el pasado a grandes ciudades como Madrid o Barcelona".

Por su parte, la Fundación Andaluza Triánglo, representante del colectivo LGBT, señaló en un comunicado remitido a Europa Press que tras dos años de la reforma, se han celebrado más de 1.000 bodas en Andalucía, y destacó que "no se han roto las familias españolas como algunos predecían".

Triángulo también indicó que "la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos es sin duda uno de estos retos tan importantes", ya que "no debe valer para adoctrinar a nadie sino para mostrar la realidad y diversidad social, sexual, religiosa, política, familiar o personal".

RECHAZO DEL 82% DE ESTUDIANTES

Colegas quiso recordar hoy la importancia de la educación en la naturalización de la homosexualidad, después del estudio que realizó con más de 30.000 estudiantes andaluces de ESO y Universidad, que revelaba que una amplia mayoría --81,5 por ciento-- consideran que si un integrante de su clase se definiera a sí mismo en público como lesbiana, gay, bisexual o transexual (LGBT) sería discriminado, así como manifiestan --un 63 por ciento los chicos y un 71 por ciento las chicas-- que les importaría que su hijo no fuera heterosexual.

Dicho informe indica que un 39,5 por ciento de estos jóvenes creen que se puede reconocer a una persona LGBT sólo con verla. Este porcentaje es superior, un 59 por ciento, entre las personas encuestadas en los municipios frente a los de capital.

Sólo un 31 por ciento de ellos y un 47 por ciento de ellas dicen conocer a alguien con esta orientación sexual aunque, por lo general, no consideran difícil tener amigos LGBT --un 38 por ciento de los chicos y un 24 por ciento de las chicas--.

En el estudio realizado por Colegas, también se pregunta si creen que las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales tienen mayor tendencia a padecer enfermedades de transmisión sexual. Un 61 por ciento de los varones dicen que sí por un 38 por ciento de las mujeres.