El Colegio sevillano de Enfermería reúne a autoridades y expertos en una jornada sobre agresiones en el ámbito sanitario

Apertura de las Jornadas del Colegio de Enfermería ‘Agresiones hacia los profesionales de la Salud’
Apertura de las Jornadas del Colegio de Enfermería ‘Agresiones hacia los profesionales de la Salud’ - COLEGIO DE ENFERMERÍA DE SEVILLA
Publicado: martes, 12 marzo 2024 19:01

SEVILLA, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Enfermería de Sevilla (ICOES) ha reunido este martes a los interlocutores sanitarios (Guardia Civil y Policía Nacional), autoridades sanitarias y judiciales, con motivo del Día Europeo Contra las Agresiones a Profesionales Sanitarios, para sensibilizar a las enfermeras y a los profesionales de la Salud en general, sobre las medidas que pueden adoptar ante una amenaza, coacción o una posible agresión física.

El presidente del ICOES, Víctor Bohórquez, junto a la vocal de Deontología y Agresiones, Yolanda Izquierdo, ha abierto la sesión vespertina, que ha tratado asuntos como el papel del interlocutor sanitario, los pormenores del proceso judicial, el impacto de la violencia en las consultas y el Plan Propio del ICOES frente a las agresiones.

"Las cifras de las agresiones en centros sanitarios son preocupantes", advierte el presidente del Colegio de Enfermería de Sevilla, Víctor Bohórquez, al destacar que enfermeras y médicos "somos los dos colectivos que más agresiones sufrimos; y en muchas ocasiones nos vemos indefensos ante nuestros agresores, sin una clara respuesta de la Administración".

Es por ello que el Colegio de Enfermería de Sevilla viene reclamando un desarrollo legislativo, un reglamento que establezca medidas o imposiciones concretas ante hechos marcados. "El perfil de autoridad sólo está previsto en el ámbito público, si bien en Sevilla el 30% de la actividad asistencial es privada", recuerda el presidente de las enfermeras sevillanas.

El interlocutor frente a Agresiones en la Delegación Territorial de Salud, Ricardo Ferreiro, explica de si lado que, entre otros proyectos, trabaja para que los profesionales en la sanidad privada puedan disponer de mecanismos de protección, "de modo que todas las víctimas de una agresión en el entorno sanitario, tanto público como privado, se sientan arropadas". En cuanto al número de casos, Ferreiro explica que en 2023 se han registrado 388 agresiones (62 físicas y 326 no físicas) en centros públicos de la provincia de Sevilla, cifra idéntica a la registrada en 2019, cuando se cifraron 84 denuncias por agresiones físicas y 304 verbales.

Ante estas cifras, la vicepresidenta y vocal de Agresiones en ICOES, Yolanda Izquierdo, incide en el drama tras cada agresión: "Las enfermeras, profesionales dedicadas a cuidar, se tienen que enfrentar a situaciones de violencia que ponen en riesgo tanto su integridad física como la emocional. Hay que reconocer el impacto devastador que sufren a nivel personal y laboral, por lo que es una necesidad urgente que tanto desde las instituciones como por parte de las autoridades y de la sociedad en general, se aborde este problema y se les ofrezca protección y respaldo a estas profesionales, así como promover una cultura de respeto hacia las enfermeras, cuyo trabajo es esencial en la atención sanitaria de la población".

Por su parte, la vicepresidenta y responsable frente a agresiones en el Colegio de Médicos de Sevilla (RICOMS), Mariló Rincón, recuerda que "la agresión toma muchas formas, la más obvia es el asalto físico" si bien apunta que formas de violencia "menos tangibles y más comunes", como la intimidación y el abuso verbal, tienen un impacto psicológico similar a la violencia física. "Las víctimas a menudo experimentan, como mínimo, fatiga, irritabilidad, vergüenza, humillación, baja autoestima y ansiedad", añade.

Una agresión puede provocar efectos secundarios en las víctimas que varían desde una ligera agitación, angustia hasta el trastorno de estrés postraumático. Otras consecuencias de la violencia en entornos sanitarios: menor compromiso de los profesionales afectados con la organización, sufrimiento psicológico, menor satisfacción laboral, estrés, insomnio, ataques de ansiedad, baja autoestima, sentimientos de tristeza, conmoción, confusión, enojo y vergüenza

Leer más acerca de: