Actualizado 01/05/2011 13:19 CET

Condenado por bajarse de Internet vídeos y fotografías con agresiones sexuales a menores

SEVILLA, 1 May. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a siete meses de cárcel a un hombre acusado de bajarse de Internet, utilizando para ello el programa eMule, vídeos y fotografías en las que se observan "numerosas escenas protagonizadas por menores de edad de muy diversa índole, incluyendo agresiones sexuales" a estos menores por parte de personas adultas.

En la sentencia, consultada por Europa Press, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial relata que, a partir de las investigaciones realizadas por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, se solicitó mandamiento de entrada y registro en determinados domicilios con conexiones a Internet "desde los cuales se había accedido a un archivo con claro contenido de pornografía infantil".

Así, lo anterior dio lugar a la incoación de diligencias previas por parte del Juzgado de Instrucción número 29 de Barcelona, pudiéndose determinar a raíz de tales investigaciones que, desde el domicilio del acusado, identificado como J.S.T., se había procedido a bajar en una ocasión un archivo de vídeo de contenido pedófilo.

Tras ello, en fecha 12 de diciembre de 2007, el Juzgado de Instrucción número 1 de Dos Hermanas acordó la entrada y registro en el piso del procesado, ubicado en la referida localidad, interviniéndose un disco duro "cuyo único usuario es el acusado". A continuación, los agentes del Grupo de Delitos Tecnológicos examinaron el equipo informático del imputado y hallaron una carpeta con un archivo de vídeo "con contenido claramente pornográfico".

Igualmente, observaron un archivo comprimido con imágenes pornográficas de menores de edad, así como ocho ficheros "donde se observa a menores desnudas o semidesnudas, realizando actos sexuales", añadiendo que el procesado "poseía los archivos mencionados bajados utilizando el eMule, que funciona de modo automático descargando archivos con posibilidad de que se puedan compartir los ya descargados".

La Audiencia Provincial, que entiende que el encartado "desconocía la posibilidad de compartir archivos y los bajó para uso personal", precisa que los ocho archivos mencionados "contienen imágenes pornográficas de menores", siendo el primero de ellos "especialmente perverso y degradante". Por ello, condena al acusado a siete meses de cárcel por un delito de posesión para uso propio de pornografía infantil