Condenado en Sevilla a 21 años y medio el acusado de asesinato por el crimen de Rochelambert

Audiencia Provincial de Sevilla
EUROPA PRESS
Actualizado 03/11/2018 19:51:30 CET

SEVILLA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un total de 21 años y seis meses de prisión a Félix José A.P., a quien un jurado popular consideró culpable de asesinato en el juicio del conocido como crimen de Rochelambert por la muerte, en julio de 2016, de Joaquín Baldomero G.B., un vecino de Sevilla cuyo cadáver fue descubierto dentro del maletero de su propio coche tras haber sido incendiado el mismo.

De acuerdo al veredicto del jurado popular que durante varios días, entre los pasados meses de septiembre y octubre, se celebró en la Audiencia de Sevilla contra el citado acusado y otros dos más --Manuel B.V. y Manuel A.P.--, la Sección Cuarta de la Audiencia ha dictado sentencia en la que condena a Félix José A.P. a penas que, en total, suman 21 años y seis meses de prisión.

En concreto, según detalla la sentencia, fechada el pasado 30 de octubre y recogida por Europa Press, el citado encausado ha sido condenado como autor de un delito de asesinato a una pena de 14 años y nueve meses de prisión, así como a una pena de tres años y seis meses por un delito de detención ilegal; a un año y nueve meses por robo, y a un año y seis meses de cárcel por un delito de daños.

En todos los citados delitos concurre la circunstancia atenuante de drogadicción, y en los tres primeros, además, la de estado pasional.

Cabe recordar que el jurado consideró probado que tanto Félix José A.P., como los otros dos acusados eran responsables de los delitos de detención ilegal y robo con violencia por la sustracción de dos móviles y una tarjeta de crédito a la víctima, añadiéndose en el caso de Félix José y Manuel B.V. el delito de daños. Los tres condenados se encontraban en prisión provisional por estos hechos en el momento de celebrarse el juicio.

También conforme al veredicto del jurado, Manuel B.V. queda absuelto del delito de asesinato del que llegó acusado al juicio, pero ha sido condenado a una pena de cinco años de prisión por un delito de detención ilegal; a cuatro años y seis meses de cárcel por un supuesto de robo con violencia, y a dos años y seis meses como autor de un delito de daños mediante incendio, según detalla la sentencia, de la que ha informado este sábado 'Diario de Sevilla'. En total, las tres penas suman doce años de cárcel.

Por su parte, Manuel A.P. ha sido condenado a cuatro años de prisión como autor de un delito de detención ilegal, y a otros dos años y seis meses por robo con violencia, concurriendo en ambos supuestos la circunstancia atenuante de drogadicción, mientras que queda absuelto de los supuestos de asesinato y daños de los que fue acusado inicialmente. En total, por tanto, suma seis años y seis meses de condena.

La sentencia puede ser recurrida en apelación ante la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

VERSIÓN DEL CONDENADO POR ASESINATO

Félix José A.P., durante su declaración en el juicio, no ratificó su versión en fase de instrucción y varió el relato de los hechos, detallando que el 5 de julio de 2016 estaba en su vivienda con el fallecido y los otros dos acusados, Manuel B.V. y Manuel A.P., "tomando cocaína", cannabis y alcohol.

Entonces tuvo un altercado con Manuel A.P. y le expulsó de la vivienda porque quería más cocaína, tras lo cual Manuel B.V. subió "al chill out" de la casa porque él quería tener un momento a solas con Joaquín Baldomero para hablar de un asunto pendiente entre ambos. Ya solos en la escena, según su relato, y mientras continuaban tomando "rayas y copas", le reclamó 15.000 euros derivados de una "estafa" de la que habría sido víctima, a manos de una "banda de nigerianos" de la que Joaquín Baldomero era el supuesto "cabecilla".

Ante la reclamación del dinero, según Félix José A.P., Joaquín Baldomero, "harto de coca y de beber", se habría abalanzado hacia él y le habría atacado lanzándole "un cenicero, un cuchillo samurai y una columna" de un equipo de música mientras "chillaba". Para repeler la agresión, este acusado defendió que, estando "bajo los efectos de las drogas y el alcohol, consiguió "tapar la boca" a Joaquín Baldomero con su propio monedero como mordaza, quien "cayó accidentalmente" y habría muerto.

Señaló que por aquel entonces consumía un gramo de cocaína al día y reconoció que después orquestó la quema del cadáver en el coche junto a Manuel B.V.