Actualizado 18/01/2021 12:34 CET

Desalojada una fiesta ilegal en Bormujos (Sevilla) con denuncias a sus siete participantes por incumplimientos

Patrulla de la Policía Local de Bormujos
Patrulla de la Policía Local de Bormujos - BORMUJOS

Uno de ellos ha sido denunciado por desobediencia grave ante su pertinaz negativa a abrir la puerta de la nave a los agentes

BORMUJOS (SEVILLA), 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Bormujos (Sevilla) ha denunciado y propuesto para sanción a siete jóvenes que se habían encerrado en una nave en el municipio para celebrar una fiesta ilegal, en la que se encontraban consumiendo alcohol, sin mascarillas ni guardando la distancia de seguridad, según informa el Ayuntamiento de dicho municipio.

Fue un vecino quien dio aviso a la Policía Local de que en dicha nave se escuchaba música cuyo volumen vulneraba la pacífica convivencia, así como voces en su interior de varios jóvenes.

Una vez que tres agentes de la Policía Local se personaron en el lugar, encontraron la puerta cerrada y, ante el desconocimiento del número de personas que se encontraban en su interior, trasladaron la información a la Guardia Civil para solicitar el apoyo para su actuación.

Tanto la Policía Local como la Guardia Civil del Puesto Principal de Gines se identificaron y llamaron a la puerta de la nave solicitando su apertura. Sin embargo, los jóvenes se negaron de forma permanente y rotunda a abrirla, alegando que contaban con derecho a permanecer en la nave, pues habían procedido a su alquiler.

Hasta en diez ocasiones los efectivos reclamaron el acceso a las instalaciones, encontrando como respuesta la negativa y, después de más de una hora de interlocución infructuosa, se procedió a la localización de un familiar de los jóvenes, logrando que se abrieran las puertas.

En el interior de la nave, los agentes constataron que se encontraban celebrando una fiesta con bebidas alcohólicas, con tres turismos y siete jóvenes en el interior.

Además de la sanción por vulnerar el decreto autonómico de fecha 8 de enero de medidas frente a la pandemia, que estipula un máximo de seis personas en las reuniones privadas salvo en el caso de convivientes, se abrieron diligencias contra el portavoz del grupo por un presunto delito contra el orden público por desobediencia grave a los agentes de la autoridad, motivado por la negativa expresa y reiterada al desatender la órdenes claras y directa de apertura de la nave.

Para leer más