Actualizado 04/02/2021 11:37 CET

Tres detenidos por el atropello en el que murió un vecino de Salteras (Sevilla) de 88 años en 2018

Lugar del accidente de Salteras
Lugar del accidente de Salteras - Guardia Civil

SEVILLA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

 

El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) del Sector de Tráfico de Andalucía ha culminado la investigación en la que se ha detenido como presunto autor de un supuesto delito de homicidio imprudente al conductor como presunto responsable del atropello que dejó herido de gravedad, falleciendo posteriormente, a un vecino de la localidad de Salteras (Sevilla), de 88 años de edad, "abandonando el lugar", así como a dos ocupantes del vehículo como presuntos autores de un supuesto delito de encubrimiento.

En un comunicado, la Guardia Civil señala que el siniestro vial tuvo lugar sobre las 06,15 horas del 28 de julio de 2018, en la avenida Pío XII de la localidad de Salteras, "no existiendo testigos presenciales de accidente, así como huellas ni restos del vehículo causante del mismo", lo que llevó a que se agotaran numerosas líneas de investigación.

Así, en noviembre 2020, una vez analizadas tanto las declaraciones como los hechos constatados, señala que comenzó a tomar fuerza la hipótesis de no haberse producido el siniestro vial como en primera instancia se pensó. Por ello, se realizó una reconstrucción del siniestro vial y simulación del mismo por personal especializado del Sector de Tráfico de Andalucía, "ratificando la ocurrencia del accidente conforme a la nueva linea de investigación que ha permitido identificar a los implicados en el mismo".

 

"La investigación ha sido muy labororiosa", explica, contándose con la colaboración del Equipo de Atestados del Destacamento de Tráfico de San Juan de Aznalfarache, Policía Local de Salteras, Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, personal especializado en reconstrucción de siniestros viales del Sector de Andalucía, así como el GIAT Central de la Agrupación de Tráfico que procedió a la detención de uno de los implicados en Madrid.

"Esta conducta, que genera una gran alarma social elevando el dolor de los familiares de las víctimas hasta su total esclarecimiento y la localización del autor, pueden llegar a ser castigada con penas de hasta cuatro años de prisión", agrega.