Directivos del Hospital Macarena de Sevilla se vacunan frente a la gripe para seguridad de pacientes y profesionales

Campaña de vacunación frente a la gripe en el Hospital Virgen Macarena.
HOSPITAL VIRGEN MACARENA
Publicado 24/10/2018 17:40:25CET

SEVILLA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El equipo directivo del Hospital Virgen Macarena se ha vacunado frente a la gripe dando ejemplo y contribuyendo con esta medida preventiva imprescindible para la seguridad de los pacientes y para la salud de los profesionales, que pueden padecerla y contagiarla a sus pacientes

En una nota, el hospital ha señalado que la gripe es una virosis respiratoria caracterizada por una extraordinaria contagiosidad y por presentar un considerable número de complicaciones, sobre todo respiratorias, pero también cardiovasculares, neurológicas, y otras.

Así, ha destacado que, cuando hay una epidemia de gripe, se produce un aumento de la morbilidad, de los ingresos hospitalarios y de las defunciones por todas las causas, no solo de las respiratorias.

El padecimiento de la gripe es particularmente peligroso entre los pacientes de edad avanzada, los que padecen enfermedades crónicas y entre aquellos que sufren un proceso que cursa con inmunodepresión. En estos pacientes la gripe puede tener efectos devastadores al descompensar sus enfermedades de base, y aun peor si presentan las graves complicaciones de la gripe.

Este tipo de pacientes mayores, inmuno deprimidos y con muchas comorbilidades, es muy frecuente entre las personas ingresadas en los centros hospitalarios, y el padecimiento de la gripe puede prolongar su estancia y ensombrecer su pronóstico.

Los efectos adversos de la vacunación suelen ser irrelevantes o muy raros. La vacuna está contraindicada en aquellas personas alérgicas a las proteínas del huevo o a otros componentes de la vacuna, o en aquellos que han padecido un Síndrome de Guillain-Barré en los seis meses posteriores a la vacunación. Ambas contraindicaciones son muy infrecuentes. El sufrir un síndrome febril es una contraindicación temporal, y la vacunación debe retrasarse hasta que éste se haya resuelto, por ejemplo, al cabo de una semana.