Actualizado 08/12/2009 12:22 CET

Faconauto pide una reunión "urgente" a la Junta ante la "deuda" de tres millones en pagos del Plan 2000E

SEVILLA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) apuntaron hoy a la "paralización" de parte de los pagos a los concesionarios correspondientes al Plan 2000E por parte de la Junta de Andalucía, quedando pendientes a día 16 de noviembre un total de 6.183 expedientes, es decir, 3.091.500 euros.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, recordó la "delicada" situación que vive el sector de la automoción por lo que la patronal ha pedido a la Junta de Andalucía una reunión "urgente" para analizar esta "paralización" y pedir que dé su "compromiso oficial para participar en el plan en 2010".

Valoró la aplicación del Plan 2000E en Andalucía, provocando un 15 por ciento en el aumento de las ventas en la primera quincena de noviembre, lo que permitió que "se pare la sangría que se estaba produciendo". "Es muy bueno para los clientes y para el Estado, que ha recaudado 32 millones de euros más de lo que se hubiera obtenido sin la aplicación de estas ayudas", añadió.

Sin embargo, subrayó que el "único problema" existente en Andalucía es que los concesionarios "aún no están cobrando parte de las ayudas". Explicó que el concesionario se encuentra adelantando estas ayudas al cliente, "sin tener obligación de hacerlo y haciendo importantes esfuerzos", para favorecer la compra al cliente.

Así, añadió que la Junta de Andalucía, que se comprometió a participar con 500 euros por vehículo vendido de los 2.000 que se aportaban en las ayudas --junto con Gobierno central y marcas--, "adeuda unos 100.000 euros por cada concesionario medio" en la Comunidad. Explicó que la primera parte del plan ya fue abonada, pero que aún restan unos segundos pagos que quedan "pendientes".

"Hay que pedir a la Junta más presteza a la hora de tratar con los concesionarios y solicitarle que plantee si en 2010 continuará firmemente con estas ayudas o no", subrayó Romero-Haupold, quien añadió que, por el momento, el stock se continúa reduciendo, aunque "el problema está en que los bancos no han prestado dinero".