Las familias desalojadas de Jardín Atalaya arreglan en solitario el bloque

Actualizado 20/08/2015 18:31:30 CET
El bloque desalojado de Jardín Atalaya.
EUROPA PRESS

Las ayudas autonómicas a las que aspiran las familias supondrían sólo el 16,2 por ciento del coste de la rehabilitación del inmueble

CAMAS (SEVILLA), 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El bloque número uno de la urbanización Jardín Atalaya de la localidad sevillana de Camas continúa sin una solución casi un año después --once meses-- de que tuviera que ser desalojado por riesgo de derrumbe, al haber sido levantado en los años 70 sobre un terreno de arcillas expansivas. Las familias afectadas afrontan de momento en solitario la rehabilitación del edificio por un coste de unos 700.000 euros, dado el "abandono" de los poderes públicos.

El presidente de la intercomuniad de propietarios del bloque, Rafael Placita, en declaraciones a Europa Press, ha criticado este miércoles la actitud de las administraciones públicas ante el "abandono" que han sufrido las 38 familias del bloque, que en la actualidad continúan desalojadas y a las espera de que desde la Junta de Andalucía les otorguen una subvención para continuar con la rehabilitación del bloque.

Los vecinos, por iniciativa propia, han iniciado ya las obras de rehabilitación del inmueble. Estas obras están dividida en dos partes; la primera centrada en la rehabilitación de la estructura y que asciende a un coste de 300.000 euros; la segunda, el recalce, está aún en fase de proyecto y asciende a 400.000 euros. En total, el monto de la rehabilitación del edificio asciende a unos 700.000 euros, calcula el presidente.

Placita ha asegurado que en el mejor de los casos, con la subvención que aportarían las 'Ayudas al Fomento de la rehabilitación edificatoria' de la Junta de Andalucía, cada familia recibiría una subvención de 3.000 euros, que sumando las 38 familias del bloque daría un total de 114.000 euros, cantidad que cubriría tan sólo el 16,2 por ciento del coste de la rehabilitación del inmueble.

EL CASO DE 2008

Estos datos contrastan con el 50 por ciento que según Rafael Placita recibieron los vecinos del bloque número dos de la misma calle, que sufrieron un desalojo similar en 2008 al estar el bloque edificado en el mismo terreno de arcillas expansivas.

Las administraciones justificaron las subvenciones al bloque dos, "porque entonces había dinero", ha asegurado del presidente de la intercomunidad. En la actualidad, el bloque uno y los 38 vecinos se encuentran dentro del mismo proceso de selección para la ayuda de rehabilitación, según Placita que, por ejemplo, "un bloque de pisos que quiera poner un ascensor o una casa que quiera cambiar las ventanas por unas más eficientes".

Las administraciones, ha asegurado, "no han pagado nada", al contrario que en 2008, cuando la Junta corrió con los gastos del desalojo, la seguridad del edificio mientras estaba desocupado y el alojamiento de los vecinos que alcanzó uno coste de 167.857€. "Al bloque 2 tan sólo nos pagaron el alojamiento de los primeros diez días del desalojo y las familias más desfavorecidas les pagaron veinte, nada más".

Para leer más