Actualizado 17/12/2013 21:14 CET

El gobierno local de Alcalá tacha de "extremista" la rebaja de sueldos y critica la postura del PP

ALCALÁ DE GUADAÍRA (SEVILLA), 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), la concejal socialista Miriam Burgos, ha tachado de "extremista y radicalista" la moción aprobada por el pleno a instancias de IU-CA, para reducir a la mitad los sueldos de los concejales liberados. Burgos señala que por parte del PP, la portavoz popular reivindica el cumplimiento de la moción pese a que "no está dispuesta a aplicarse a sí misma" esta reducción.

Como se ha informado, el último pleno ordinario celebrado por el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra ha aprobado una moción de IU-CA para reducir a la mitad los salarios de los concejales que gozan de régimen de dedicación exclusiva. La moción contó con el voto favorable de todas las fuerzas de oposición; PP, PA, IU-CA y la edil no adscrita, y el rechazo de los socialistas, que ya no gozan de mayoría absoluta al abandonar la concejal Laura Ballesteros el Grupo del PSOE y transformarse en capitular no adscrita.

El Gobierno municipal, frente a este acuerdo plenario, sostiene que aspectos salariales como el contenido en la moción aprobada corresponden al alcalde o al pleno extraordinario de debate de los presupuestos municipales.

La portavoz del Gobierno local, Miriam Burgos, pide de su lado a la portavoz del PP que "de ejemplo y se aplique la bajada de sueldo de manera voluntaria e inmediata", porque "en vez de hacerlo y predicar con el ejemplo, acusa al Gobierno de Alcalá de hacer algo que el propio Secretario del Ayuntamiento ha calificado como ilegal, ya que el pleno no es competente para adoptar ese acuerdo". "Según parece, la Rodríguez o no estaba atenta en ese momento o se le olvida el plasmarlo en sus notas de prensa, haciendo un ejercicio de ocultismo de la verdad con el único fin de sembrar dudas en los ciudadanos".

"Esta propuesta es extremista y radicalista, el Partido Popular de Alcalá de Guadaíra se ha puesto en manos del radicalismo de Izquierda Unida poniendo de manifiesto una vez más que ambos partidos y la tránsfuga tienen un programa común, una especie de oasis en donde su incapacidad para dar propuestas, sus ansias de venganzas personales han encontrado acomodo y ese oasis no es otro que el Pacto Anti-Alcalá", ha afirmado Miriam Burgos. Burgos ha querido dejar claro que "el Equipo de Gobierno, con mayoría o sin ella, seguirá trabajando por y para Alcalá por encima de cualquier intento de paralizar nuestra ciudad".