Publicado 21/06/2020 11:54:40 +02:00CET

Una investigación revela que el 'tholos' prehistórico de La Pastora fue "alterado" en el siglo XX para "cristianizarlo"

Cámara del 'tholos' calcolítico de La Pastora
Cámara del 'tholos' calcolítico de La Pastora - EUROPA PRESS

VALENCINA DE LA CONCEPCIÓN (SEVILLA), 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una investigación científica promovida en torno al 'tholos' de La Pastora, enclavado en Valencina de la Concepción (Sevilla) y legado del gran asentamiento humano que acogió su entorno allá durante la Edad del Cobre, concluye que la hornacina de la cámara circular de dicha construcción prehistórica constituye una "alteración" acometida en la misma posteriormente al año 1919, para "colocar alguna imagen que cristianizara el lugar".

Este trabajo, titulado 'El tholos de La Pastora. Una nueva perspectiva a partir del análisis arqueológico de su construcción' y recogido por Europa Press, está firmado por el arqueólogo del Ayuntamiento de Valencina, Juan Manuel Vargas; el miembro del departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Huelva Luis Miguel Cáceres y el miembro del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla Carlos P. Odriozola.

Groso modo, estos investigadores profundizan en los aspectos constructivos del 'tholos' de La Pastora, descubierto en 1860 y caracterizado por su corredor de 44,36 metros de longitud, bajo la premisa de que este recinto prehistórico fue edificado "de manera uniforme, sin faseado ni distinciones formales reconocibles".

No obstante, Vargas, Cáceres y Odriozola detectan algunas "interfaces de época reciente", señalando las "alteraciones" acometidas en el 'tholos' en fechas asociadas a su descubrimiento en 1860, como por ejemplo en "la zona del corredor por donde se accedió inicialmente" al interior de esta construcción funeraria para explorarla.

Especialmente, los autores de este trabajo dedican varios párrafos a una alteración apreciada en la cámara circular del 'tholos', dada la "omisión" de menciones a la hornacina que adorna dicho recinto en los textos relativos a las primeras investigaciones de este enclave.

TEXTOS HISTÓRICOS

Y es que según advierten, "nada se dice sobre" la citada hornacina en los escritos históricos de los primeros investigadores de esta construcción calcolítica, en referencia a las publicaciones de Francisco María Tubino y Oliva en 1868, Carlos Cañal y Migolla en 1894 y Hugo Obermaier en 1919.

Ante esta "omisión" de la hornacina de la cámara en tales escritos, estos investigadores dudan de que a Tubino y Cañal les pasase "desapercibido" un elemento así del 'tholos' cuando estudiaron el mismo allá por el siglo XIX.

Al respecto, Vargas, Cáceres y Odriozola precisan que cuando Francisco María Tubino elaboró su artículo de 1868 sobre este 'tholos', describió "detalles tan particulares como la presencia de pequeñas conchas marinas en el suelo o entre los bloques superiores de la propia cámara", razonando que no concuerda que no incluyese "nada" sobre la hornacina en sus escritos.

En otro plano, estos investigadores exponen en su estudio que el análisis estratigráfico del sector de la cámara correspondiente a la hornacina refleja "elementos que difieren claramente de la uniformidad estructural del resto" del recinto prehistórico.

EL "HUECO DE LA HORNACINA"

"Para formar el hueco de la hornacina fue necesario girar el bloque del fondo, ocultando la zona de tono rojizo que en el resto aparece como cara vista, dejando descalzado en uno de sus lados el bloque superior y con una visible línea de separación entre el tono rojizo de la zona dispuesta para verse y aquella parte que originalmente estuvo oculta", explican sobre el "lugar que debió ocupar el bloque extraído" para dar lugar a la hornacina.

El análisis estratigráfico muestra también, siempre según este trabajo de investigación, que los laterales y la base del hueco de la hornacina presentan "un aparejo diferente" al del resto del recinto, pues sus recortes de lajas y mampuestos en vertical constituyen "una disposición que únicamente se constata" en dicho hueco.

Finalmente, estos investigadores esgrimen que el "material aglutinante" usado en la hornacina es "un mortero muy compacto de tono gris oscuro, en todo diferente de las arcillas depuradas marronáceas" identificadas en los mampuestos de la fábrica original del 'tholos'.

Dado el caso, Vargas, Cáceres y Odriozola tienen "claro" que "con posterioridad a 1919", año en el que Hugo Obermaier publicó los resultados de sus trabajos de investigación en Valencina sin hacer mención a ninguna hornacina, "se produjo esta intervención probablemente con la intención de colocar alguna imagen que cristianizara el lugar".

Contador