Actualizado 23/07/2022 13:52

Lesionados de Magrudis reclaman doce años de cárcel para el administrador de hecho y diez para la veterinaria municipal

Archivo - Carne 'La Mechá' de Magrudis
Archivo - Carne 'La Mechá' de Magrudis - MARÍA JOSÉ LÓPEZ- EUROPA PRESS - Archivo

Solicita indemnizaciones que se elevan en algunos casos a 384.415,48 euros, 150.000 euros, 23.564,81 euros o 22.314,42 euros

SEVILLA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El grueso de lesionados del brote de listeriosis surgido en 2019 por la carne mechada distribuida por la empresa Magrudis pese a estar contaminada con dicha bacteria ha elevado al Juzgado de Instrucción número diez de Sevilla su escrito de acusación particular, reclamando entre otros aspectos 12 años de cárcel para el administrador de hecho de la entidad, José Antonio Marín Ponce, y diez años y un día de prisión para la veterinaria municipal investigada en la causa.

Y es que el Juzgado de Instrucción número diez de Sevilla ha ordenado continuar las diligencias por el trámite del procedimiento abreviado contra el administrador único de Magrudis, Sandro José Marín Rodríguez; su padre y administrador de hecho de la entidad, José Antonio Marín Ponce; el otro hijo de este último, Mario Marín Rodríguez; Encarnación Rodríguez Jiménez como esposa de Sandro José, la inspectora veterinaria municipal María José O.B. y las sociedades Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario, por un delito contra la salud pública en concurso ideal con cuatro delitos de homicidio imprudente, seis delitos de lesiones al feto por imprudencia grave con resultado de aborto y 244 delitos de lesiones por imprudencia grave, al tiempo que declara responsables civiles al Ayuntamiento de Sevilla y a la Compañía de Seguros AXA.

Asimismo, la magistrada instructora ha acordado continuar el procedimiento contra Sandro José Marín Rodríguez, José Antonio Marín Ponce y el arquitecto Sergio L.G. por un presunto delito de falsedad en documento oficial, así como contra el asesor financiero de Magrudis David M.M., Sandro José Marín Rodríguez, José Antonio Marín Ponce, Mario Marín Rodríguez y Encarnación Rodríguez, por un supuesto delito leve de defraudación del fluido eléctrico.

La empresa, según la investigación, habría comenzado a funcionar en 2013, sin darse de alta hasta 2015 en el registro autonómico alimentario, extremo que habría realizado entonces sin autorización municipal, comercializando "carne procesada con presencia de listeria monocytogenes en concentraciones que la harían inadecuada para consumo humano" debido "a una mala praxis en la manipulación y transformación de los productos cárnicos", lo que provocó "una intoxicación masiva con resultado de muertes, lesiones a fetos con resultados de abortos y lesiones a lo largo de todo el territorio nacional".

Los responsables de la empresa, según el juzgado, "no imaginaban el resultado" de sus acciones pero "sí tenían conocimiento de esa eventualidad y de la probabilidad de que el producto, una vez en el mercado, podía causar daños en la salud de los consumidores", señalando además "una actuación deficitaria y anormal del servicio público" municipal de inspección.

LA VETERINARIA MUNICIPAL

El grueso de lesionados del brote de listeriosis coincide a grandes rasgos con las tipificaciones y atribuciones individuales de delitos del auto de continuación de las diligencias por el trámite del procedimiento abreviado, aunque añade un presunto delito de falsedad en documento público a la veterinaria municipal, María José O.B.

A partir de ahí, y en el escrito de acusación del letrado Germán Grima, del despacho Ateneo Abogados, quien representa al grupo de lesionados, el colectivo solicita para el administrador de hecho de Magrudis, José Antonio Marín Ponce, una pena global de 12 años de cárcel y 13 años y medio de inhabilitación especial para profesión relacionada con la dirección, producción o distribución de productos destinados al consumo humano, así como de inspección y supervisión de establecimientos destinados a tal fin.

PETICIONES DE CÁRCEL

Para Sandro José Marín Rodríguez, hijo del anterior y administrador único de Magrudis, solicita diez años y un día de prisión y diez años y un día de inhabilitación especial de la misma naturaleza que la anterior.

Para Mario Marín Rodríguez, el otro hijo de José Antonio Marín Ponce y administrador de Elaborados Cárnicos Mario, pide seis años y un día de cárcel y nueve años y un día de inhabilitación especial; para Encarnación Rodríguez Jiménez, esposa de Sandro José, también seis años y un día de prisión y nueve años y un día de inhabilitación especial; y para la veterinaria municipal investigada en la causa diez años y un día de cárcel, nueve años y un día de inhabilitación especial para profesión relacionada con la dirección, producción o distribución de productos destinados al consumo humano, así como de inspección y supervisión de establecimientos destinados a tal fin y cuatro años y medio de inhabilitación especial para ejercer como autoridad o funcionario público.

PIDE DISOLVER LAS EMPRESAS

Para el arquitecto Sergio L.G. solicita dos años de prisión y para el economista y asesor de Magrudis David M.M. exclusivamente una multa, pues esta acusación particular solicita multas de diversas cuantías para todos y cada uno de los investigados ya mencionados; así como para las sociedades Magrudis y Elaborados Cárnicos Mario, cuyas disoluciones reclama además.

Igualmente, esta acusación particular solicita indemnizaciones para cada uno de sus representados, reclamando en algunos casos cuantías que se elevan a 384.415,48 euros, 150.000 euros, 23.564,81 euros y 22.314,42 euros.

Más información