Lipasam trabajará con el Colegio de Veterinarios contra los excrementos caninos en la calle

Actualizado 02/04/2014 18:26:47 CET
ANGEL DIAZ BRINAS

SEVILLA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Juan Ignacio Zoido, ha firmado un convenio de colaboración con el Colegio Oficial de Veterinarios para luchar contra el abandono de excrementos caninos en los viales de la ciudad algo que se ha conseguido reducir un 45 por ciento con el trabajo conjunto entre Lipasam y la Policía Local.

En una nota, el concejal delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, ha explicado que el acuerdo pretende establecer un marco de colaboración y coordinación entre el Ayuntamiento de Sevilla y el Colegio de Veterinarios en el ámbito de la tenencia responsable de animales y la salud e higiene pública. Para ello, se desarrollarán actividades que tengan como objetivo la protección del medio ambiente urbano y la creación de hábitos de conducta sostenibles por parte de los ciudadanos, y en especial a los poseedores de animales de compañía.

Además, se trabajará en la realización de acciones encaminadas a la divulgación e información sobre la tenencia responsable de animales y las responsabilidades de los dueños en cuanto al ensuciamiento de la vía pública". Para la consecución de los fines propuestos, las partes promoverán la puesta en marcha de actividades divulgativas y formativas dirigidas a la ciudadanía, sobre la tenencia responsable de animales y en especial sobre la problemática que generan los excrementos depositados en la vía pública.

"Una de las acciones más importantes será la distribución de 65.000 dispensadores de bolsas para la recogida de excrementos. Dicho artículo, con forma de hueso y con un enganche para poder colgarse de la cadena de paseo del animal para su fácil uso, se distribuirá de forma gratuita en clínicas veterinarias, distritos municipales, asociaciones y otros organismos", ha destacado Vílchez.

MÁS DE 2.000 INTERVENCIONES Y 104 DENUNCIAS

En este marco, recuerda el protocolo de actuación firmado en septiembre de 2012 por Lipasam y la Policía Local, con el objetivo de que se cumplan las Ordenanzas Municipales de Limpieza y que "está dando sus frutos. Hasta el momento, y gracias al operativo formado por la Línea Verde de la Policía Local y Lipasam, se han informado 'in situ' a más de 10.500 ciudadanos, y se han realizado más de 2.000 intervenciones que han supuesto 104 denuncias a propietarios de perros por no recoger el excremento canino.

En el último muestreo realizado por el Servicio de Inspección de Lipasam, en el que semanalmente se cuantifican los excrementos depositados en las dos calles más afectadas de cada distrito, se ha producido un descenso del 45 por ciento con respecto a las valoraciones realizadas a finales de 2012.

"Para lograr estos resultados, que se esperan mejorar progresivamente, Lipasam y los distritos municipales, realizan campañas informativas sobre la importancia de la recogida de los excrementos caninos y sus efectos. Dichas campañas, con el objetivo de fomentar la retirada de excrementos, se realizan constantemente en todos los barrios de la ciudad, a través de información directa y con folletos en los que se explica dicha labor", ha explicado Vílchez, que ha añadido que "en el proceso es importante la labor preventiva de concienciación, antes de aplicar mayores medidas coercitivas que se toman como última medida".

Igualmente, Lipasam y los distritos están manteniendo reuniones con las asociaciones vecinales de la ciudad para, entre otros temas de limpieza, analizar la problemática de cada barrio en lo referente a excrementos de perro. En dichas reuniones se concretan las zonas más afectadas para posteriormente actuar de forma preventiva en ellas.

UNAS 1.200 PLACAS DISUASORIAS

Por otra parte, se ha diseñado una placa informativa en la que se señala la prohibición del abandono de los excrementos por parte del propietario del animal, y advierte de la sanción que puede acarrear la no recogida del excremento, incumpliendo la vigente Ordenanza de Limpieza Pública y Gestión de Residuos Urbanos en el Municipio de Sevilla. Las sanciones son económicas y a partir de 120 euros, dependiendo la cantidad de la reincidencia de la infracción.

Hasta la fecha se han colocado más de 1.200 placas disuasorias en todos los barrios de la ciudad, de las que más de 300 cuentan con el logo de la asociación de vecinos de la zona en la que se coloca. "De esta forma, la empresa municipal de limpieza y vecinos se dan la mano para luchar contra un problema de suciedad común en las calles de Sevilla", ha señalado el delegado de Urbanismo.

Según la última encuesta de satisfacción realizada en 2013, el 52,8 por ciento destaca los excrementos caninos como el aspecto que incide en mayor medida en el nivel de la limpieza de la vía pública, "sólo superado por la falta de civismo del ciudadano, con un 60,6 por ciento". En el mismo sentido, el 75,5 por ciento destaca los excrementos caninos como el residuo o situación que "más molesta" encontrar en la vía pública.

REPARTO GRATUITO DE BOLSAS Y CAMPAÑA EN COLEGIOS

Igualmente, indica que los excrementos caninos depositados en aceras y otros espacios públicos constituyen un "grave problema" en Sevilla, ofreciendo "una imagen negativa de la ciudad, dificultando las tareas de limpieza, ocasionando numerosas molestias a los ciudadanos y constituyendo un riesgo de contagio de enfermedades". Además, representan un "riesgo importante para la integridad física de los ciudadanos, ya que pueden ocasionar deslizamientos y caídas".

La Ordenanza Municipal de Limpieza Pública y Gestión de Residuos Urbanos establece, en su artículo 27, la obligación de los propietarios de los perros de recoger los excrementos que éstos realicen sobre elementos de la vía pública, debiendo igualmente proceder a la limpieza de la zona que hubiesen ensuciado.

Para solicitar la colaboración de los ciudadanos, Lipasam lleva a cabo, desde su creación, campañas de sensibilización que entre otras acciones contemplan la entrega gratuita de bolsas para facilitar la recogida de los excrementos. Dicha entrega se lleva a cabo de forma gratuita en los más de 150 expendedores que hay repartidos en la vía pública, y en las distintas Juntas Municipales de Distrito, asociaciones de vecinos, comunidades, centros cívicos, entre otros, distribuyéndose más de 1,4 millones de bolsas anualmente.

Por otra parte, Lipasam continúa con su incesante programa educativo que este año ha incorporado una nueva oferta de actividades que acerca, tanto a los alumnos de los centros escolares de la ciudad, como a asociaciones de vecinos u otros colectivos que quieran participar, la problemática del abandono de los excrementos, entre otros conceptos medioambientales. La empresa, con la campaña de este año, con la que pretende superar las más de 27.000 visitas del pasado año, intenta fomentar el nivel de concienciación deseable para, entre todos, conseguir una ciudad más limpia y saludable.