Actualizado 02/04/2012 23:21 CET

La lluvia motiva la suspensión de la salida de cuatro hermandades e incidencias en otras tres

Imagen De La Catedral De Sevilla En Semana Santa Con Lluvia
EUROPA PRESS

SEVILLA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La lluvia ha deslucido la celebración del Lunes Santo en Sevilla y, la tarde de esta señalada jornada, hermandades como las de Santa Marta, Las Penas, Las Aguas o del Museo han suspendido sus estaciones de penitencia, mientras San Gonzalo y del Beso de Judas han interrumpido sus recorridos al ser sorprendidas por las precipitaciones y la hermandad de la Vera-Cruz ha decidido celebrar su estación de penitencia pero sin pasos.

A las 18,20 horas, el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) del Ayuntamiento de Sevilla, merced a las precipitaciones caídas sobre la ciudad en la tarde del Lunes Santo, informaba de que la Hermandad de Santa Marta decidía no realizar su Estación de Penitencia a cuenta de la lluvia, todo ello mientras las hermandades de San Gonzalo y del Beso de Judas procesionaban ya en sus respectivas estaciones de penitencia a través de las calles de Sevilla.

A partir de entones, la Agencia Estatal de Metereología avisaba de "fenómenos" meteorológicos de alerta amarilla en forma de precipitaciones sobre la capital andaluza, extremo que posteriormente se tradujo en una cascada de incidencias y suspensiones en la programación de las hermandades sevillanas que procesionan el Lunes Santo.

Así, y dada la lluvia y la persistencia de los avisos meteorológicos, la Hermandad de las Aguas resolvía también suspender su estación de penitencia, toda vez que la hermandad del Beso de Judas se refugió en la Iglesia de la Anunciación, el Cristo de la Hermandad de San Gonzalo hacía lo propio en la Parroquia de la Magdalena y el paso de palio de dicha hermandad se resguardaba en la iglesia de la Estrella. Momentos después, el Cecop daba cuenta de que la hermandad de las Penas había resuelto suspender también su salida.

Finalmente, poco antes de las 21,00 horas, la hermandad de la Vera-Cruz decidía realizar su estación de penitencia pero sin pasos, solo con el cortejo de nazarenos con la reliquia del Lignum Crucis. La hermandad del Museo, por su parte, se sumaba a las anteriores y suspendía también su salida, mientras la cofradía del Beso de Judas abandonaba la iglesia de la Anunciación para regresar a su templo.