La Asamblea memorialista de La Gavidia critica su "exclusión" del proceso de licitación de Pico Reja

Publicado 06/09/2019 11:26:55CET
Encuentro entre Espadas y activistas del movimiento de recuperación de la memoria histórica
Encuentro entre Espadas y activistas del movimiento de recuperación de la memoria históricaAYUNTAMIENTO DE SEVILLA - Archivo

Los activistas muestran su "indignación" por los "obstáculos" encontrados para acceder a información sobre el procedimiento

SEVILLA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea de Familiares y Asociaciones de Memoria Histórica de la Plaza de la Gavidia ha criticado la falta de participación que a su juicio ha marcado la licitación promovida por el Ayuntamiento de Sevilla, para contratar los demandados trabajos de exhumación de los cadáveres de la fosa de Pico Reja del cementerio de San Fernando, donde descansarían los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar hasta el 31 de agosto de 1936.

María Luisa Hernández, una de las activistas de la Asamblea de Familiares y Asociaciones de Memoria Histórica de la Plaza de la Gavidia, ha manifestado a Europa Press que pese a las peticiones verbales y por escrito del colectivo para que el mismo pudiese participar en los pormenores del citado procedimiento de contratación, aprobado a principios de julio, el Gobierno local del socialista Juan Espadas no ha "tenido en consideración" a esta plataforma.

A tal efecto, esgrime tres escritos remitidos al Ayuntamiento, el más antiguo de ellos fechado el 21 de junio, solicitando una entrevista con el alcalde, Juan Espadas (PSOE), en demanda de información precisa sobre el procedimiento promovido para las exhumaciones.

La carta más reciente está fechada este pasado jueves y en ella, recogida por Europa Press, el colectivo lamenta la "dilación" del Ayuntamiento en "facilitar la información o entregar documentación", incurriendo en "una ambigüedad total a la hora de dar explicaciones concretas y precisas" sobre el proceso de licitación comenzado el pasado mes de julio.

"EXCLUIDOS Y RELEGADOS"

"Estamos excluidos y relegados por parte del Ayuntamiento de Sevilla, que debería facilitar la información y la documentación que pedimos", advierte la plataforma en este último escrito, recordando los "derechos" que amparan a estas personas "por ser víctimas del franquismo y familiares de los asesinados". Así, la plataforma defiende su reivindicación de "estar presente en todo el proceso del concurso" y contar siempre con "información" del mismo, mostrando su "indignación" por los "obstáculos" encontrados para acceder a un procedimiento que por "legítimo derecho" deberían tener a su alcance.

La licitación del citado contrato, como se ha informado, ha quedado reducida a una sola empresa, pues después de que concurriesen al concurso público dos propuestas promovidas por Aranzadi Sociedad de Ciencias y por la unión temporal de empresas (UTE) constituida entre las sociedades Trabajos Catastrales y TCA Cartografía y Geomática, esta última entidad ha sido excluida del procedimiento administrativo porque fue el pasado 15 de julio cuando TCA "acordó la ampliación del objeto social para dar cobertura a las prestaciones del contrato, sin que conste acreditación de inscripción de dicha modificación en el Registro Mercantil".

En ese sentido, recordemos que según historiadores como José Díaz Arriaza, la fosa de Pico Reja podría acoger los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar hasta el 31 de agosto de 1936, figurando entre las víctimas miembros de la corporación municipal de la época, algunos alcaldes e incluso diputados. Podría ser, de hecho, la fosa donde descansarían los restos de Blas Infante, ejecutado precisamente en agosto de 1936.

Los resultados de la investigación inicial de aquella fosa, encargada por el Ayuntamiento de Sevilla a la empresa TCA Geomática, están plasmados en una memoria de intervención recogida por Europa Press y que corrobora "tanto las noticias escritas como orales sobre la existencia de la fosa con restos de personas enterradas tras el golpe militar de 1936", pues la fosa en cuestión constituye un depósito "colectivo" de cadáveres enterrados sin ataúdes y sin que la posición de los cuerpos se atenga a "los rituales funerarios habituales".

EXCAVACIÓN INICIAL

Según dicho volumen, dada la localización de restos óseos que corresponderían a un "mínimo" de seis personas en la excavación inicial de la investigación, con indicios de "episodios de violencia" en dos de los casos y en un sondeo superficial de apenas dos metros cuadrados, "es posible mantener las cifras manejadas por Díaz Arriaza" respecto al número de cuerpos que albergaría la fosa, e incluso "aumentarla".

Y es que según se detalla en este libro, tras haber acogido los cuerpos de las personas represaliadas desde el inicio del alzamiento hasta acabar agosto de 1936", la fosa de Pico Reja habría sido "reutilizada en momentos posteriores", pues por ejemplo fue localizado un fragmento de engarce de cristal de Bohemia con la inscripción del nombre oficial de la Segunda República Checoslovaca durante 1938 y 1939.

Igualmente, la memoria de intervención expone que las dimensiones de la fosa "exceden las barajadas a priori" y la misma "sobrepasa el espacio ajardinado que presenta forma de triángulo", toda vez que en paralelo a esta investigación, el Ayuntamiento hispalense ha recogido muestras genéticas de al menos 155 personas susceptibles de contar con lazos familiares con personas represaliadas quizá enterradas en la citada fosa común, para su posterior cotejo con los restos de las víctimas una vez sean exhumadas y lograr así su identificación.

Contador

Para leer más