Descartada de la licitación una de las dos empresas que pujan por la exhumación de Pico Reja

Publicado 05/09/2019 18:44:18CET
Exacvaciones en una fosa común de represaliados
Exacvaciones en una fosa común de represaliadosARCHIVO

SEVILLA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La mesa de contratación constituida por el Ayuntamiento de Sevilla para el concurso público convocado al objeto de adjudicar los demandados trabajos de exhumación de los cadáveres de la fosa de Pico Reja del cementerio de San Fernando, donde descansarían los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar hasta el 31 de agosto de 1936, ha excluido a una de las dos empresas que pujaron por el contrato en cuestión, según un acta municipal recogida por Europa Press.

En concreto, el acta de la mesa de contratación, fechada el pasado 30 de agosto, refleja que tras ser licitado el contrato a principios de julio por algo más de 1,2 millones de euros, concurrieron al concurso público dos propuestas promovidas por Aranzadi Sociedad de Ciencias y por la unión temporal de empresas (UTE) constituida entre las sociedades Trabajos Catastrales y TCA Cartografía y Geomática, entidad esta última que el pasado 15 de julio "acordó la ampliación del objeto social para dar cobertura a las prestaciones del contrato, sin que conste acreditación de inscripción de dicha modificación en el Registro Mercantil".

"No pueden estimarse las pretensiones de TCA Cartografía y Geomática de admitir la documentación aportada en periodo de subsanación, consistente en la ampliación del objeto social para dar cobertura a las prestaciones objeto de contratación, puesto que si bien dicho acuerdo fue adoptado antes de la finalización del plazo de presentación de proposiciones, no cumplía con el requisito de inscripción en el Registro Mercantil que exige la normativa vigente", zanja el acta de la mesa de contratación, que resuelve excluir del procedimiento a la propuesta de la UTE Trabajos Catastrales/TCA Cartografía y Geomática, por "no acreditar la concurrencia de la capacidad de obrar exigida para la realización del objeto del contrato en la fecha final de presentación de ofertas".

QUEDA UNA OFERTA

El proceso de licitación, así, continúa adelante únicamente con la oferta de Aranzadi Sociedad de Ciencias, que afronta su "análisis y comprobación de los requisitos exigidos en el pliego de prescripciones técnicas y de cláusulas administrativas de carácter particular".

En ese sentido, recordemos que según historiadores como José Díaz Arriaza, la fosa de Pico Reja podría acoger los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar hasta el 31 de agosto de 1936, figurando entre las víctimas miembros de la corporación municipal de la época, algunos alcaldes e incluso diputados. Podría ser, de hecho, la fosa donde descansarían los restos de Blas Infante, ejecutado precisamente en agosto de 1936.

Los resultados de la investigación inicial de aquella fosa, encargada por el Ayuntamiento de Sevilla a la empresa TCA Geomática, están plasmados en una memoria de intervención recogida por Europa Press y que corrobora "tanto las noticias escritas como orales sobre la existencia de la fosa con restos de personas enterradas tras el golpe militar de 1936", pues la fosa en cuestión constituye un depósito "colectivo" de cadáveres enterrados sin ataúdes y sin que la posición de los cuerpos se atenga a "los rituales funerarios habituales".

EXCAVACIÓN INICIAL

Según dicho volumen, dada la localización de restos óseos que corresponderían a un "mínimo" de seis personas en la excavación inicial de la investigación, con indicios de "episodios de violencia" en dos de los casos y en un sondeo superficial de apenas dos metros cuadrados, "es posible mantener las cifras manejadas por Díaz Arriaza" respecto al número de cuerpos que albergaría la fosa, e incluso "aumentarla".

Y es que según se detalla en este libro, tras haber acogido los cuerpos de las personas represaliadas desde el inicio del alzamiento hasta acabar agosto de 1936", la fosa de Pico Reja habría sido "reutilizada en momentos posteriores", pues por ejemplo fue localizado un fragmento de engarce de cristal de Bohemia con la inscripción del nombre oficial de la Segunda República Checoslovaca durante 1938 y 1939.

Igualmente, la memoria de intervención expone que las dimensiones de la fosa "exceden las barajadas a priori" y la misma "sobrepasa el espacio ajardinado que presenta forma de triángulo", toda vez que en paralelo a esta investigación, el Ayuntamiento hispalense ha recogido muestras genéticas de al menos 155 personas susceptibles de contar con lazos familiares con personas represaliadas quizá enterradas en la citada fosa común, para su posterior cotejo con los restos de las víctimas una vez sean exhumadas y lograr así su identificación.

Contador

Para leer más