El miércoles de Feria arroja menos viajeros transportados, menos basura, 45 alcoholemias y más carruajes

Sevilla.- El lunes de Feria deja 222 toneladas de basura, 183 asistencias sanitarias y once alcoholemias positivas
EUROPA PRESS
Publicado 09/05/2019 17:43:37CET

SEVILLA, 9 May. (EUROPA PRESS) -

Sevilla cerró el miércoles de la edición 2019 de su Feria con 288,62 toneladas de basura retirados del Real y su área de influencia, --un 1,7 por ciento menos que el mismo día de 2018--, 34.891 pasajeros menos en los transportes colectivos con relación al miércoles del año pasado, 231 asistencias sanitarias que requirieron 13 traslados hospitalarios frente a las 388 del año pasado y 45 conductores sorprendidos con una tasa de alcohol superior a la permitida al volante.

El concejal de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento hispalense, Juan Carlos Cabrera, ha celebrado este jueves una rueda de prensa, para evaluar la jornada previa de la Feria, el miércoles festivo local de Feria.

Según ha informado el concejal, durante este pasado miércoles, día festivo en Sevilla, los autobuses de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) contabilizaron 188.334 viajeros en las líneas con incidencia en el recinto ferial y sus aledaños, frente a los 205.285 pasajeros registrados el mismo día de la Feria de 2018, o sea 16.951 pasajeros menos esta vez. El metro, de su lado, transportó a 115.524 personas frente a los 133.464 pasajeros del miércoles de Feria de 2018, con lo que en suma los transportes colectivos contabilizaron 34.891 pasajeros menos, según los datos recopilados por Europa Press.

El dispositivo especial de limpieza, de su lado, recogió 288,62 toneladas de residuos en el Real y sus aledaños, un 1,7 por ciento menos respecto a las 293,6 toneladas de residuos retiradas del recinto ferial y sus alrededores en el miércoles del año pasado. Los transportes públicos y la recogida de basura, en ese sentido, son algunos de los principales indicativos para evaluar la afluencia de público al recinto ferial.

LOS APARCAMIENTOS

Al respecto, el Ayuntamiento esgrime que la Dirección General de Tráfico (DGT) detectó de su lado una mayor afluencia de vehículos desde la autovía SE-30 a la zona del Real, mientras el macro aparcamiento rotatorio del Charco de la Pava contabilizó 3.107 vehículos, pero este pasado martes contabilizaba 4.305 coches y el miércoles de Feria de 2018 fueron contabilizados 50.000 vehículos en el conjunto de todos los estacionamientos públicos habilitados para la Feria.

En cuanto a los coches de caballos, Cabrera ha explicado que se registraron 1.240 entradas de carruajes frente a los 806 del miércoles de Feria de 2018.

En materia de incidencias, y partiendo de la reducción del número de pasajeros en los transportes colectivos, en el número de coches aparcados en los estacionamientos específicos y en la basura recogida, el número de asistencias sanitarias en el conjunto del Real descendió de 388 del miércoles de Feria del año pasado hasta 231, con 13 traslados a hospital frente a los 16 del año pasado.

Asimismo, la Policía Local realizó 212 pruebas de alcoholemia, con tres positivas, y la Guardia Civil practicó 2.097, con 42 positivas, lo que arroja 45 pruebas positivas frente a las 66 del miércoles del año pasado. En el Centro de Coordinación Operativa (Cecop), se registraron 130 incidencias, "un 30 por ciento menos que en la misma jornada" de la Feria de 2018.

El agua dispensada desde la Empresa Metropolitana de Aguas de Sevilla, Emasesa, sí subió desde los 5.280 metros cúbicos del miércoles de 2018, a 5.544 de esta última jornada.

LA LUCHA CONTRA EL BOTELLÓN

En cuanto a la lucha contra el botellón en la zona de influencia del recinto Ferial, el concejal ha defendido que este pasado miércoles, los operarios recogieron 5.330 kilos de residuos asociados a dicha práctica, es decir botellas de vidrio o de plástico, bolsas o vasos de plástico, un 45,3 por ciento menos que en el mismo festivo del año pasado. "La reducción fue considerable en vidrios y latas, lo que a su vez contribuye a que se haya reducido a niveles testimoniales las atenciones sanitarias en las calles de Los Remedios más próximas al Real por heridas e intoxicaciones etílicas, sin olvidar que las calles están mucho más limpias", ha defendido.

La Policía Local, además, intervino cinco furgonetas de reparto para el comercio ambulante irregular de bebidas y desmanteló diez puntos de venta, en su mayor parte en la Calle del Infierno y su entorno, al tiempo que fueron intervenidas 84 botellas. "Seguimos detectando y anulando rutas alternativas de entrada de este tipo de bebidas que, además de ser ilegales, entrañan un peligro para la salud al escapar de cualquier control sanitario", según ha incidido Cabrera.

Así, ha defendido "la normalidad de la jornada, con un acusado descenso de las botellonas tanto en el Real como en el entorno de Los Remedios, la vigilancia adicional sobre las rutas de entrada de alcohol hacia el interior de recinto ferial y, en especial, en la Calle del Infierno, y el cierre de otros establecimientos por la venta de alcohol a menores".

Contador

Para leer más