Publicado 04/11/2015 15:57CET

La oferta de empleo público de personal docente e investigador de la UPO en 2015 se compone de una única plaza

SEVILLA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla ha aprobado recientemente una oferta de empleo público de personal docente e investigador para el año 2015 que asciende a una única plaza de profesor titular, en base a la tasa de reposición del 50 por ciento imperante para las sedes académicas españolas en los Presupuestos Generales del Estado para este ejercicio.

Así, en los términos de la resolución de la UPO, firmada por el rector, Vicente Guzmán, y consultada por Europa Press, se señala cómo el cálculo de la tasa de reposición de efectivos, en función del número de profesores fijos que durante el año 2014 han dejado de prestar servicio en esta universidad, da como resultado una plaza del subgrupo A1.

En dicha oferta de empleo público se incluyen las necesidades de recursos humanos de carácter permanente en el ámbito docente e investigador con asignación presupuestaria, que no pueden ser cubiertas con los efectivos de personal existentes y deben proveerse mediante personal de nuevo ingreso.

Ya en una entrevista concedida a Europa Press, el rector de la Olavide alertaba en verano del ritmo de jubilaciones de una institución "pequeña y muy joven" --con solo 18 años, el pico máximo es de seis, y después se iría a una por año hasta 2021--. Dada la existencia de hasta 167 profesores acreditados a la espera de poder ocupar una plaza, bien sea en esta sede académica o en otra del país, teniendo en cuenta la tasa de reposición del Gobierno central, "se tardarían 164 años en que todos puedan tener sus legítimas perspectivas".

Guzmán calificaba de "extremadamente difícil" la situación de la Olavide en lo tocante a recursos humanos, como consecuencia de haber sido la penúltima universidad pública que se creó, al contrario de las circunstancias de otras "ya muy asentadas y consolidadas".

Así, cuando comenzaron a aplicarse las medidas de racionalización en el contexto socioeconómico de crisis, la UPO "era como un niño, que para crecer tiene que comer mucho. Si eres adulto el problema te impacta de otra manera, tienes problemas de nutrición pero no dejas de crecer porque ya has crecido, pero a nosotros nos ha pillado en ese proceso".

Una de las principales problemáticas al respecto es que en el momento en que las medidas del Gobierno comenzaron a imponerse la UPO estaba inmersa en una política de consolidación de personal, según lo marcado por la Ley Orgánica de Universidades (LOU), que establece que las plantillas universitarias deben estar compuestas como máximo por un 49 por ciento de personal laboral, y por ende un 51 por ciento de funcionarios.

La UPO se encontraba en la tasa del 22 por ciento de funcionarización, por lo que el recorrido hasta el 51 por ciento obligado es "grande" y "absolutamente imposible de poder cumplir". De hecho, con la última sentencia del Tribunal Supremo que anula el concurso de acceso de plazas de profesorado, se perderían 16 funcionarios más.

Para leer más