Actualizado 18/07/2011 21:24 CET

El preso más antiguo de España 'llama a la puerta' del nuevo ministro pidiendo salir con una pulsera de control

Miguel Montes Neiro, el preso más antiguo de España en una fotografía en su juve
EP/MONTES NEIRO

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La familia del preso común más antiguo de España, Miguel Montes Neiro, ha emplazado al nuevo ministro del Interior, Antonio Camacho, para buscar una solución al caso de este recluso y, cuando menos, dar vía libre a su excarcelación con pulsera telemática de control, como se ha hecho recientemente con al menos ocho etarras.

Montes Neiro, de 61 años de edad, lleva más de 35 años enlazando condenas, ninguna por delitos de sangre, y los tribunales calculan su salida para 2021. Actualmente se halla en la prisión de Granada a la espera de que se resuelva la petición de indulto que está encima de la mesa del Consejo de Ministros.

Además de los mensajes de apoyo por parte del Defensor del Pueblo andaluz y por el diputado del PP Ignacio Uriarte, la familia del preso ha recibido el respaldo del Arzobispado de Granada, que este martes se personará en el prisión para recabar información, y del movimiento 15 de mayo, dispuesto a organizar convocatorias conjuntas.

La familia del recluso, según ha asegurado a Europa Press su hermana Encarnación, quiere que el ministro agilice al menos el acceso a la libertad vigilada mediante pulsera de control vía telemática pues su petición sigue sin respuesta.

25 KILOS PERDIDOS

Montes Neiro lleva más de 80 días en situación de huelga de hambre y ha perdido ya 25 kilos. El problema son las consecuencias de esta acción en su salud, habida cuenta de que se trata de una persona con problemas de hígado por antecedentes de hepatitis y que hace meses padeció un tumor cancerígeno.

En ese contexto, la familia insiste en la petición para que se permita la excarcelación de Montes Neiro con pulsera telemática, "atendiendo a su precario estado de salud, a las circunstancias del caso y al tiempo transcurrido en prisión". De hecho, apelan al nuevo ministro para que agilice el caso, dado el silencio de su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba.